Justin Timberlake volvió a protagonizar el medio tiempo del espectáculo de la Super Bowl con un emotivo homenaje al fallecido Prince y sin la polémica que rodeó su aparición en 2004, cuando le arrancó a Janet Jackson una pieza del atuendo y dejó su pecho derecho al descubierto.

Timberlake, de 37 años, alcanzó su punto cuando interpretó al piano ‘I Will Die 4 U’, junto con un holograma de Prince, el conocido como genio de Minéapolis, y quien falleció de manera inesperada en 2016 por una sobredosis de calmantes.

Leave a Reply