Laz Alonso y Raúl Castillo, los enemigos latinos de Jason Statham

0
10
505844

CINE

Los Ángeles, 30 abr (EFE News).- ¿Existe una misión más suicida en una película de acción que enfrentarse a Jason Statham? Eso fue lo que comprobaron los latinos Laz Alonso y Raúl Castillo en “Wrath of Man”, la nueva cinta de Guy Ritchie y en la que retaron a una de las estrellas más letales del cine de máxima adrenalina.

“Yo ya sabía que mi personaje iba a tener un término fatal…”, bromeó Alonso en una entrevista con Efe sobre cómo es ser enemigo en la ficción de Statham.

“Pero cuando uno hace este tipo de películas con Jason Statham, sabe que va a ser un trabajo bien fuerte y que las peleas nunca van a terminar de la forma que uno desea”, añadió entre risas el actor estadounidense de origen cubano.

“Wrath of Man” llegará a los cines el 7 de mayo y supone el reencuentro del director Guy Ritchie con el actor Jason Statham, que juntos firmaron trallazos del cine de acción como “Lock, Stock and Two Smoking Barrels” (1998) o “Snatch” (2000).

Sin el humor macabro y delirante que marcó sus primeros trabajos, Ritchie cuenta en “Wrath of Man” la historia de H (Statham), un misterioso tipo que comienza a trabajar para una empresa de furgones blindados en Los Ángeles (EE.UU.).

Además de Alonso y Castillo, Statham está acompañado en este relato de fría venganza y violencia a raudales por Josh Hartnett, Scott Eastwood, Niamh Algar, Holt McCallany y Andy García en un pequeño pero importante papel.

A TORTAS CON STATHAM…

Muy conocido por la gamberra y ácida serie de superhéroes “The Boys”, Alonso opinó que Statham es una figura de la acción porque aporta “algo que no es común, algo que no se ve todos los días”.

“Es muy interesante su cara, sus expresiones. Tiene una forma de ser que comanda respeto. Y tú sabes que cuando tira el primer puño, va a ser algo serio”, reflexionó.

Alonso forma parte de un grupo de criminales que tiene la mala fortuna de cruzarse en el camino del personaje de Statham, una banda en la que también está el rol de Raúl Castillo.

El intérprete estadounidense de ascendencia mexicana aseguró que, tras “Wrath of Man” y después de trabajar con “un gigante” como Statham, tiene “un nuevo respeto” por las estrellas de acción.

Además, Castillo subrayó que “hay mucho trabajo duro” detrás de cada secuencia de acción y que cada escena se debe coordinar perfectamente para hacerla de forma segura.

“Es divertido, pero a la vez tienes que estar concentrado”, indicó el actor de “We the Animals” (2018) y que en mayo estrenará “Army of Dead” a las órdenes de Zack Snyder.

… Y A VOLTERETAS CON RITCHIE

Al enterarse de que “Wrath of Man” sería la primera película de Statham y Ritchie juntos desde “Revolver” (2005), Castillo supo que unirse a este proyecto era un “no-brainer (de cajón)” para él.

Pero luego descubrió que trabajar con este director iba a ser una experiencia excitante pero también muy exigente.

Así, Castillo explicó que, por ejemplo, Ritchie cambia de repente diálogos sobre la marcha y que varía las secuencias de acción ya en el set.

“Es incomparable la forma que tiene de trabajar, es un loco de primera. Pero le encanta le proceso y se nota”, dijo.

Alonso coincidió en este punto y aseguró que nunca había colaborado con un director con el estilo de Ritchie.

“Te mantiene siempre, vamos a decir, con un cierto porcentaje de inseguridad de que no sabes lo que va a pasar, no sabes lo que va a cambiar”, detalló.

En este sentido, Alonso dijo que parte de “la magia” de Ritchie reside en su estilo brusco, sucio, espontáneo y nervioso que hace que sus películas se sientan “como la vida real”.

Por último, y sin destripar la trama para el público, Alonso adelantó que en “Wrath of Man” uno de los temas clave es la venganza, algo que puede ser tan impulsivo como peligroso.

“Todo el mundo ha sentido en algún momento de su vida que le han hecho una traición. Y tenemos la oportunidad de vengarnos o de dejar que Dios haga lo que quiera con esa persona y seguir hacia adelante”, afirmó.

“En esta película, el personaje de Jason Statham no hizo eso: él decidió que no iba a esperar a Dios”, aseguró entre risas.

505844