Latinos dudan del peligro de manejar vehículos bajo el efecto de la marihuana

0
23
224826

MARIHUANA

Denver (CO), 11 jun (EFE News).- Los conductores hispanos de Colorado que consumen marihuana recreativa, legal en este estado desde 2014, consideran con mayor frecuencia que otros grupos que manejar bajo la influencia de esa sustancia no resulta “tan peligroso” y son “escépticos” de las leyes que lo prohíben, revela un estudio oficial difundido este jueves.

El reporte del Departamento de Transporte Público de Colorado (CDOT) se basa en encuestas, entrevistas y grupos de consulta con más de 24.000 residentes en este estado entre febrero de 2018 y abril de 2020.

Los investigadores encontraron que, como es de esperar, quienes consumen marihuana no la consideran tan peligrosa al conducir como aquellos que no usan esa sustancia.

Pero también encontraron que las campañas de educación pública sobre la influencia del cannabis en los conductores no cambian la conducta de las personas que usan marihuana.

Una de las razones, explica el reporte, es que los usuarios de cannabis son “altamente escépticos de las leyes, las normas y las acciones policiales con respecto a conducir afectados por cannabis”.

Según la mayoría de los encuestados, la información que provee el gobierno “no resulta creíble” y la califican de “información tendenciosa”, por lo que “siguen manejando luego de consumir cannabis”. Y esa actitud se refleja entre los hispanos a un nivel más alto que entre otros grupos.

“Considero que es una pérdida de tiempo que me muestren un video porque no creo que un choque sea dos veces y media más probable que los que conducen sin impedimento”, dijo una mujer hispana de entre 25 a 34 años (cuyo nombre no se publicó), que afirmó que maneja bajos los efectos de la marihuana hasta cuatro veces por semana.

“He visto choques por cosas pequeñas, pero realmente yo nunca he visto a nadie que yo conozca en un choque por fumar marihuana”, agregó la encuestada.

Otra hispana de la misma edad, pero que afirma que usa marihuana al conducir cinco a siete veces por semana, sostuvo que el uso de estadísticas para determinar si alguien está impedido de manejar por tener “5 nanogramos (de cannabis) en su torrente sanguíneo” causa “enojo y frustración entre los usuarios regulares” de esa sustancia.

Y un hispano adulto (entre 55 a 64 años) aseveró “no entender” que se impongan restricciones al consumo de marihuana con conducir vehículos “cuando absolutamente no existe ninguna evidencia científica de que (la marihuana) reduce en realidad la habilidad de manejar”.

Aunque el reporte de CDOT no lo menciona, los policías de Colorado siguen deteniendo a conductores hispanos y afroamericanos usuarios de marihuana con mayor frecuencia a conductores blancos con el mismo hábito.

Y los conductores de minorías son arrestados con mayor frecuencia, según un estudio difundido esta semana por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otro, por separado, por las universidades Stanford y de Nueva York.

Por su parte, CDOT busca reducir los accidentes de tráfico causados por el uso de marihuana ya no mediante campañas públicas enfocadas en los conductores, sino mediante campañas enfocadas en los pasajeros del vehículo, especialmente niños.

Y se buscará que los profesionales de la salud sean los encargados de hablar con los conductores para explicarles el efecto de la marihuana al conducir y los riesgos asociados con esa conducta.

Leave a Reply