Latina es acusada de asesinar a sus tres hijos y usar cuchillo como arma

0
7
492676

JUSTICIA

Los Ángeles, 19 abr (EFE News).- La madre hispana detenida como sospechosa del asesinato de sus tres hijos pequeños fue acusada este lunes de tres cargos de asesinato, dijo en un comunicado la Fiscalía del Condado de Los Ángeles, que citó alegatos de que la acusada usó un cuchillo como arma mortal.

Liliana Carrillo, de 30 años, fue acusada de tres cargos de asesinato en relación con la muerte de su hija Joanna, de 3 años; su hijo Terry, de 2 años, y su hija Sierra, de 6 meses, en el barrio de Reseda en Los Ángeles.

“Nuestros corazones están con la familia de estos niños, que está lidiando con esta tremenda pérdida”, dijo el fiscal de Los Ángeles, George Gascón, en el comunicado.

Los hechos ocurrieron el 10 de abril cuando presuntamente Carrillo asesinó a los pequeños y huyó hacia el norte del estado, donde fue arrestada.

En una entrevista con la televisora KGET, afiliada a la cadena NBC, Carrillo admitió que había ahogado a los niños para “protegerlos” de su padre porque, según ella, el hombre pertenece a una red de tráfico de personas. En ningún momento la hispana habló sobre haber usado un cuchillo.

En el primer reporte de los agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) que respondieron a la escena se habló de que los pequeños probablemente habían sido apuñalados.

No obstante, después el LAPD no quiso comentar sobre la forma en que habían fallecido los pequeños.

En su comunicado la Fiscalía no explicó si los niños habían sido apuñalados pero sí mencionó los alegatos especiales en los que se acusa a Carrillo de usar un cuchillo como arma mortal.

El caso sigue bajo investigación en la División de Menores del LAPD y está siendo procesado por la División de Violencia Familiar, dijo la oficina del fiscal.

Carrillo estaba enfrascada en una batalla legal con el padre de los niños, Eric Denton. Ambos padres habían alegado en las cortes que los pequeños corrían peligro en manos del otro.

Denton presentó una solicitud de emergencia el 4 de marzo en la Corte del Condado de Tulare pidiendo la custodia de los niños dado el deterioro emocional y psicológico de Carrillo.

Por su parte, Carrillo asegura que buscó ayuda en los servicios sociales de Los Ángeles y vio a un terapeuta varias veces, pero no tuvo éxito.

Gascón explicó que la Fiscalía “se ha acercado a los sobrevivientes para ofrecer servicios informados sobre el trauma durante estos tiempos increíblemente difíciles”.

Carrillo escapó en un vehículo que luego estrelló cerca de Bakersfield, al norte de Los Ángeles, y robó la camioneta a una persona que se acercó para ayudarla.

Posteriormente fue capturada en la tarde del 10 de abril en Ponderosa, una pequeña comunidad en el Valle de San Joaquín.