Lasso defiende su imagen ante el escándalo de los papeles de Pandora

0
3
687050

PAPELES PANDORA ECUADOR

Quito, 5 oct (EFE).- Pese a que asegura no tener propiedades en paraísos fiscales, la publicación de los papeles de Pandora abre un nuevo frente de desgaste al presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, en momentos en los que lidia con una grave crisis carcelaria y el Parlamento ha rechazado su plan de reformas económicas y laborales.

Las demandas de aclaración no se han hecho esperar desde círculos opositores, y el presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, Fernando Villavicencio, ha exigido al mandatario ecuatoriano que aclare su situación “documentalmente”.

PEDIDOS DE EXPLICACIÓN

En una carta, le instaba a “remitir la información del caso” y aclarar con papeles si en la actualidad mantiene algún vínculo empresarial, financiero o laboral con los fideicomisos, compañías y fundaciones mencionadas por la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ)”.

Pero no fue el único. También lo hicieron el grupo parlamentario de la alianza Unión por la Esperanza (UNES), de tendencia correísta (por el expresidente Rafael Correa, 2007-2017), y el movimiento indígena Pachakutik, entre otros.

Para los primeros, “es inquietante que el presidente de la nación conste como uno de los posibles evasores internacionales, junto a centenares de políticos que poseen ingentes fortunas en paraísos fiscales, con el objetivo de no pagar impuestos en sus países”.

Así lo leyó de un comunicado el parlamentario Ferdinand Álvarez, en una breve comparecencia en la Asamblea en la que exhortó a la creación de una comisión “multipartidista” para investigar el caso.

DE LA PASIVIDAD A LA ACCIÓN

Si el domingo la Presidencia difundió una reacción a la publicación de los papeles 12 horas después y pasadas las 11 de la noche, el lunes Lasso reaccionó de forma más enérgica, quizás entendiendo que no bastan los comunicados frente a la ola de críticas en redes sociales.

Y eso que se vio beneficiado por el inesperado apagón de Facebook, Instagram y Whatsapp durante más de seis horas.

En dos intervenciones, el presidente ha asegurado insistentemente que después de que la legislación ecuatoriana prohibiera en 2017 a cargos públicos tener propiedades en paraísos fiscales, se “deshizo” de “muchas compañías e inversiones precisamente para poder inscribir” la candidatura a presidente.

“Quiero ser absolutamente categórico en decir que no tengo ninguna vinculación con ninguna empresa en ningún paraíso fiscal en ningún país del mundo”, subrayó el mandatario después de una reunión mantenida en Quito con líderes indígenas.

Según el diario local El Universo, miembro del ICIJ, el actual mandatario mantuvo relación con 14 entidades (creadas en Panamá, Estados Unidos y Canadá), de las cuales ya están inactivas diez. Sobre las cuatro restantes, el mandatario aseguró no tener propiedad ni beneficio alguno.

Por la noche, en un mensaje a la nación, el político centroderechista y exbanquero se mostró mucho más enérgico, en la creencia de que, “lamentablemente”, no “se ha destacado lo suficiente” que no tiene ya esas propiedades.

“Es absolutamente correcto que años atrás tuve, y quiero hacer énfasis, tuve, inversiones legítimas en otros países, lo cual también ha sido público siempre”, afirmó al asegurar que se deshizo de ellas “de manera fulminante, sin ningún tipo de protesta, demora u objeción” con la reforma legal.

“La noticia no debería ser que Guillermo Lasso aparece en los Pandora Papers. La noticia debería ser que Guillermo Lasso es justamente uno de los pocos líderes que cumplió la Ley al deshacerse de sus inversiones”, recalcó en su mensaje.

La intervención, de menos de seis minutos, trataba de aclarar la situación frente al desgaste que su imagen podría acusar al ser incluido en el escándalo internacional, tras la popularidad acumulada (hasta 73 %) con el exitoso plan de vacunación en sus primeros cien días de Gobierno.

UNA SEMANA NADA FÁCIL

Y es que la última semana ha sido particularmente difícil para el jefe del Ejecutivo, primero por la masacre ocurrida la semana pasada en una prisión de Guayaquil de 118 reos, que ha puesto de manifiesto la crítica situación de seguridad carcelaria frente a la creciente influencia del narcotráfico.

Ese mismo día, el Consejo de Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional (Legislativo) le devolvió además su proyecto bandera para una serie de reformas financieras, fiscales y laborales con las que sacar al país de la grave crisis en la que se encuentra.

En ese contexto, Lasso ve ahora su inclusión en el escándalo internacional como un “intento de mancillar una vida pulcra al servicio de la ciudadanía, por el simple hecho de que su nombre apareció en unas cuantas informaciones viejas y desconextualizadas”.