Laschet cree que subir ahora los impuestos sería “veneno” con la crisis

0
4
590642

ALEMANIA ELECCIONES

Berlín, 11 jul (EFE).- El candidato conservador a la Cancillería alemana, Armin Laschet, calificó este domingo de “veneno” una posible subida de impuestos para compensar el aumento del gasto público para afrontar la crisis del coronavirus.

Laschet hizo estas declaraciones en la tradicional “Entrevista de verano” de la televisión pública nacional “ARD”, a once semanas de las elecciones generales del 26 de septiembre, y consideró que la deuda publica se podrá pagar “con crecimiento y más gente empleada”.

El referente es lo que estaba sucediendo en Alemania antes de la pandemia, argumentó el líder conservador, cuando los ingresos tributarios subían año a año, sin subir los impuestos, gracias a la buena evolución de la economía.

A su juicio, no son viables otras opciones en el ámbito de las finanzas públicas: acabar con el precepto constitucional del “freno de la deuda” sería un error y ahora, con la crisis del coronavirus, “no es el momento de bajar los impuestos”. “No tenemos dinero para eso”, apostilló.

Laschet defendió cierta “continuidad” con respecto a las cuatro legislaturas de su correligionaria, la canciller Angela Merkel, aunque cambiando “lo que no es óptimo”. No supo qué responder cuando se le preguntó qué podía hacer ella mejor que él.

Al ser instado a elegir entre el Partido Socialdemócrata (SPD) y Los Verdes como socio de coalición, el candidato conservador respondió “FDP”, en referencia al Partido Liberal.

La suma de los dos no ha dado mayoría a nivel federal desde hace alrededor de una década, pero los liberales son el socio minoritario de la coalición que encabeza Laschet desde 2017 en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia.

No obstante, poco antes había reconocido que había “puntos de contacto” entre el bloque conservador y Los Verdes, y subrayado que, aunque “todas las coaliciones no deseadas son difíciles”, los demócratas tienen la “responsabilidad” de “coaligarse”.

Laschet dedicó gran parte de la entrevista al cambio climático, la “tarea del siglo” en su opinión, y abogó por seguir en la dirección fijada por el actual gobierno, que quiere alcanzar la neutralidad climática en 2045 y seguir siendo a la vez “un país industrial”.

Para que el aumento de las temperaturas no supere los dos grados centígrados con respecto a los valores preindustriales y cumplir con el Acuerdo de París, Laschet pidió “más esfuerzos internacionales” y lamentó la “poca dinámica” climática en el G20, un foro que reúne a las principales potencias industriales y emergentes.