Las mujeres del Karakorum muestran una genética superior para hacer montaña

0
8
742850

MONTAÑISMO INFORME CARMAGEN

Redacción deportes, 22 nov (EFE).- “Las mujeres de la cordillera del Karakórum con las mas fuertes del mundo genéticamente para hacer montaña”. Esta es una de las primeras conclusiones del Proyecto Carmagen, un estudio genético español realizado en las elevadas aldeas paquistaníes para descifrar por qué las poblaciones de estos lugares son más resistentes al esfuerzo en altitudes donde la falta de presión hace captar al organismo menos oxígeno que a nivel del mar.

Según demuestra la primera parte del estudio, realizada con población del Valle de Hushé, en pleno Karakórum, las mujeres son “las reinas de la montaña” desde el punto de vista genético “por una cuestión de “adaptación de género”.

“Las mujeres se adaptan mejor que los hombres en el difícil medio de la montaña donde predomina las elevadas altitudes por el hecho de “soportar un proceso tan brutal como es la gestación”.

“Soportar la gestación de 9 meses a esas alturas ayudan a las mujeres a adaptarse a ese medio hostil de la alta montaña”, señaló José Zamorano León, profesor del Departamento de Salud Pública de Madrid, quien compareció en el acto de presentación junto a Miguel Ángel García Fernández, catedrático de Medicina y Presidente de la Sociedad Española de Imagen Cardíaca (SEIC) y José Manuel García, investigador principal del grupo Akantos de Universidad Castilla La Mancha.

En el estudio realizado en el Valle de Hushé, siempre en alturas superiores a los 3.500 metros, donde el periodista y escritor Sebastián Álvaro desarrolla un proyecto de desarrollo de la zona desde hace más de 20 años, se han analizado génes de adaptación al medio adverso de la montaña, se ha valorado la capacidad de sufrimiento de sus habitantes, sus habilidades motoras, la resistencia muscular y la captación y gestión del escaso oxígeno que ofrece la zona.

Sin duda, las poblaciones de estos lugares son más resistentes al esfuerzo en la alta montaña, lo que explica la decisiva aportación de sherpas y baltíes en la conquista de las montañas más altas del mundo.

El equipo de investigadores se ha dedicado a extraer muestras de ADN y realizar ecografías cardiológicas de los valles de Hushé, en Pakistán, y del Khumbu, en Nepal, así como a la creación de un equipo femenino de alpinismo en Pakistán.

Todas esas muestras se han contrastado en Toledo y en Madrid con muestras de población occidental y se han sacado las primeras conclusiones que detectan extraordinarias diferencias genotípicas, como una resistencia muscular muy superior a la de los deportistas europeos.

742850742850