Las hijas del exvicepresidente paraguayo secuestrado critican la indiferencia estatal

0
6
548506

PARAGUAY GUERRILLA

Asunción, 5 jun (EFE).- Las hijas del exvicepresidente paraguayo Óscar Denis, secuestrado en septiembre de 2020 por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), criticaron este sábado, durante una conferencia de prensa, “la indiferencia de las autoridades del Estado”, cuando se cumplen nueve meses sin informaciones sobre el desaparecido.

“No tenemos noticias de él por parte de sus secuestradores y no tenemos avances ni resultados por parte del Gobierno”, decía el comunicado leído por Beatriz Denis, portavoz de la familia, desde su casa de Concepción (norte).

La familia Denis denunció que los actos del Ejecutivo para encontrar tanto a su padre como a los otros dos secuestrados, el empresario Félix Urbieta y el policía Edelio Morínigo, “no son suficientes”, y lamentaron también la falta de “voluntad política” de las autoridades.

También recordaron que hace unos meses plantearon la mediación de la Cruz Roja para liberar a Denis, pero el Gobierno de Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, rechazó esta posibilidad y alegó que implicaría el reconocimiento del estatus beligerante del EPP.

“Se niega a permitir la mediación de la Cruz Roja, priorizando argumentos políticos a la seguridad y la vida de los paraguayos”, insistieron este sábado.

Para la hijas de Denis, el Gobierno paraguayo está siendo incapaz de garantizar la seguridad de sus ciudadanos y denunciaron que los recursos destinados a seguridad “están siendo utilizados en otras cosas”.

Asimismo, lamentaron la falta de respuesta por parte del resto de poderes, a los que también han acudido durante los meses pasados para encontrar a los tres secuestrados.

“Es hora de que los líderes políticos de nuestro amado Paraguay asuman su rol. Exigimos que lo hagan. Exigimos que nos den seguridad a todos y a todas. Exigimos que vuelvan los tres”, concluyeron en su comunicado.

Denis fue secuestrado el pasado 9 de septiembre, en su estancia “La Tranquerita”, entre los departamentos de Concepción y Amambay (norte), zona de influencia de la guerrilla.

Además del exvicepresidente, que fue llevado al fuerza, también secuestraron a un trabajador de la finca que viajaba en el auto en el momento del secuestro, aunque fue liberado unos días después.

La familia afirmó haber cumplido la exigencia del EPP para liberar a su padre: el reparto entre comunidades campesinas de alimentos por valor de dos millones de dólares.

La otra exigencia iba dirigida al Gobierno: la excarcelación de dos presos históricos de la guerrilla, que el Ejecutivo descartó como inviable.

Denis fue vicepresidente del gabinete del presidente Federico Franco (del Partido Liberal), entre 2012 y 2013, además de gobernador de Concepción, y tras dejar la política se dedicó a su empresa ganadera.

El secuestro se produjo pocos días después de un criticado operativo de las fuerzas especiales destinadas al combate al EPP, en el que murieron dos niñas, supuesta hijas de algunos líderes guerrilleros.