Las donaciones privadas, el salvavidas de los artistas durante la pandemia

0
32
217883

CORONAVIRUS ARTISTAS

Miami, 30 abr (EFE News).- El director de orquesta Jacomo Bairos o el artista conceptual Lee Pivnik son algunos de los trabajadores culturales de Estados Unidos paralizados por la pandemia que han encontrado un salvavidas en instituciones privadas, pero cientos de miles no han tenido la misma suerte y se sienten “olvidados”.

Según una reciente encuesta realizada por la organización Americanos por el Arte, un 61,8 % de los artistas del país ha perdido su empleo y un 95 % ha visto reducidos sus ingresos por culpa del nuevo coronavirus.

“Desde un punto de vista nacional estaría muy bien ver que se da un paso al frente por el arte. Ahora mismo están muy preocupados por los grandes negocios, pero no podemos olvidarnos de las personas pequeñas que aportan inspiración y enriquecimiento cultural y artístico”, dice a Efe el portugués Bairos.

Radicado en Miami y cofundador y director artístico de la orquesta Nu Deco, Bairos es uno de los afortunados beneficiarios del Fondo de Alivio para Artistas, dotado de 10 millones de dólares.

Creado por instituciones como la Academia de Poetas Americanos, Artadia, Creative Capital, la Fundación por el Arte Contemporáneo, el Fondo MAP, la Fundación Nacional YoungArts y Artistas de Estados Unidos, el fondo va a entregar a sus beneficiarios 5.000 dólares para cubrir sus necesidades “básicas” durante la pandemia.

El estadounidense Lee Pivnik, una joven promesa del arte conceptual que ha expuesto en galerías de EE.UU. y Francia, también fue seleccionado entre los más de 55.000 artistas que solicitaron recibir esa ayuda.

“En estos tiempos, cualquier ayuda es necesaria y estos grupos culturales están rellenando con donaciones privadas los huecos que ha dejado la falta de trabajo”, indica Lee a Efe.

LAS COMPARACIONES SON SIEMPRE ODIOSAS

La presidenta de la Fundación Nacional YoungArts, Sarah Arison, subraya a Efe que “al comparar con otros países del mundo y la forma en la que han ayudado a los artistas, ves una gran diferencia”.

Por ejemplo, dice, Alemania dio 30.000 millones de dólares para las instituciones culturales, pero “el Gobierno aquí ha respondido con muy poca financiación”.

A través de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el coronavirus (CARES por sus siglas en inglés), la administración del presidente Donald Trump y la Cámara de Representantes han otorgado un total de 75 millones de dólares para el sector, una cantidad a todas luces “insuficiente” para cubrir las necesidades de más de cinco millones de trabajadores que se dedican a las artes, señala.

LOS MÁS VULNERABLES

Bairos, que a lo largo de su carrera ha trabajado con orquestas de Seattle, San Francisco, Houston y Atlanta, comenta que ante esta situación “los más vulnerables” son los artistas autónomos”.

Es el caso de Carlos Aragón, de la Bolivar Phil, una orquesta compuesta por más de un centenar de músicos profesionales venezolanos emigrados a Estados Unidos y que viven en Miami.

Aragón, que al igual que muchos de sus compañeros en la orquesta es conductor de Uber y Lyft, dejó de trabajar por el miedo que sentía de contagiarse y pasar el virus a su mujer y su hija.

“Es sumamente importante que la gente se de cuenta de la gran necesidad de los artistas de ser ayudado, sobre todo en estos tiempos tan complicados ya que el arte forma parte del ser humano”, añade este interprete de corno francés.

El grafitero cubano radicado en Miami Danilo Maldonado no cuenta con ayuda ni del Gobierno ni de instituciones privadas y no ha podido encontrar trabajo en un país donde el desempleo crece.

Maldonado destaca que las poca actividades culturales durante la pandemia son organizadas por los propios artistas y realizadas por internet sin cobrar por ello y se pregunta si las grandes instituciones y empresas no podrían financiarlas de alguna manera.

Bairos asegura que nunca había pasado tanto tiempo sin hacer funciones en directo y, aunque “no se puede imaginar una vida sin música”, tampoco se ve dirigiendo en un futuro cercano.

Arison explica que ahora mismo hay mucha incertidumbre y que uno de los escenarios más esperanzadores es poder volver a abrir al público los espectáculos el próximo otoño.

INNOVACIÓN A TRAVÉS DE LA DIGITALIZACIÓN

A pesar de todo, la comunidad busca el lado positivo frente a la pandemia, que en Estados Unidos suma ya un millón de contagiados y más de 60.000 fallecidos.

Esta crisis ha obligado a muchos a digitalizarse y a experimentar, algo que “tendrían que haber hecho de todas formas”, señala Bairos.

A nivel local muchas organizaciones también son el salvavidas de los artistas, como ArtesMiami, que lanzó un fondo de ayuda dirigido a las pequeñas empresas culturales “que están en peligro de desaparecer” y que otorgará ayudas para que mucho de este contenido se digitalice durante este tiempo.

Además, la presidenta de la Fundación YoungArts espera que “al menos esta situación que nos ha tocado vivir” sirva para que “el mundo empiece a valorar el trabajo de los artistas mucho más”.

“Imagina cómo sería pasar una cuarentena sin arte. Eso significa sin libros, sin televisión, sin películas, sin música, sin todas esas cosas que nos están manteniendo cuerdos”, concluyó.

217883217883