Las australianas Clancy y Artacho ganan la tercera parada del tour mundial

0
6
508161

VOLEIBOL PLAYA TOUR MUNDIAL

Cancún (México), 2 may (EFE).- Las australianas Taligua Clancy y Mariafe Artacho protagonizaron dos regresos espectaculares para vencer este domingo por 19-21, 22-20, 16-14 a las brasileñas Agatha Bednarczuk y ‘Duda’ Santos y ganar el tour mundial de voleibol de playa.

En la final de la tercera de tres series consecutivas del circuito en el balneario mexicano de Cancún, las brasileñas, terceras de la lista mundial vinieron de atrás, aprovecharon los errores de las rivales y se llevaron el primer set por 21-19.

Al revés fue la historia en el resto del partido, las sudamericanas impusieron su clase en el arranque y las australianas vinieron de atrás, con mejor juego en el momento crítico.

En el segundo parcial, con la pizarra en contra por 15-19, las australianas mostraron una defensa impenetrable y colocaron sus remates en zona de nadie para empatar 19-19 y ganar con protagonismo en la red de Clancy, quien aprovechó su elevada estatura para hacer un par de bloqueos decisivos.

Otra vez en el tercero Brasil se fue delante por 7-3. Con gran defensa de Artacho empataron 8-8, a partir de lo cual el encuentro fue parejo hasta que, con el marcador 15-15, Artacho remató a terreno de nadie y Clancy volvió a bloquear con precisión para ganar la medalla de oro.

En el duelo por el bronce la estadounidenses Alix Klineman y April Ross, segundas de la clasificación mundial, vencieron por 21-16, 21-15 a las canadienses Sarah Pavan y Melissa Humana-Paredes, primeras del ránking.

La final de hombres fue ganada por la pareja de Catar de Cherif Younousse y Ahmed Tijan, por 21-15, 21-12 a los rusos Konstantin Semenov e Ilya Leshukov.

Despúes de perder las dos primeras finales del tour, Younusse y Tijan mostraron un juego casi perfecto, con buena movilidad y efectividad en el ataque. En los dos sets tomaron ventaja pronto y la mantuvieron.

El circuito mundial tuvo por primera vez tres paradas consecutivas en una misma sede, en una burbuja en Cancún con una bolsa de 900.000 dólares.