La vicepresidenta de Nicaragua arremete contra los críticos de la cadena perpetua

0
4
274401

NICARAGUA PROTESTAS

Managua, 16 sep (EFE).- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, arremetió este miércoles contra quienes han criticado la orientación de su esposo, el presidente Daniel Ortega, de establecer la cadena perpetua para los “crímenes de odio”, y que según los opositores es una estrategia para infundir “terror”.

“Hay quienes pretenden que no se castiguen los crímenes de odio, decimos a confesión de parte… y el resto ya lo conocemos”, dijo la vicepresidenta Murillo a través de medios oficiales.

“La historia jamás los absolverá a quienes pretendieron acabar con Nicaragua, con la paz con la concordia, con los procesos económicos, victoriosos”, agregó Murillo, en referencia a las manifestaciones antigubernamentales que estallaron en abril de 2018 y que dejaron cientos de muertos y de detenidos, miles de heridos, y más de 100.000 en el exilio.

En la víspera, el presidente Ortega confirmó que su Gobierno está promoviendo aplicar la cadena perpetua para los “crímenes de odio” y “crímenes mayores”, lo que implicaría reformar la Constitución que en su artículo 37 establece que “no se impondrá pena o penas que, aisladamente o en conjunto, duren más de 30 años”.

“La historia jamás absolverá a quienes pretendieron acabar con Nicaragua, con la paz, esa condición rastrera nunca más”, continuó Murillo, quien se refirió a los opositores como “extraterrestres”, “usurpadores de derechos”, “malignos”, “agachados”, “ladrones”, “asesinos”, “vendepatria”, “traidores”, “paladines del odio”, y “serpientes”.

“Hay quienes se visten todo los días de odio, promueven el odio”, agregó la vicepresidenta.

“CON LA PAZ NO SE JUEGA”

Murillo, quien ya había anunciado el interés de su esposo en establecer la cadena perpetua, advirtió: “Con la paz no se juega, alterar la paz que atesora el pueblo es un crimen”.

La primera dama también acusó a las feministas, quienes la señalan por haber defendido a Ortega cuando este fue acusado de haber violado a su hijastra, Zoilamérica Ortega Murillo, de promover el aborto.

También lanzó un dardo a “los que tienen esos apellidos que a lo largo de nuestra historia han traicionado nuestra patria”, aunque no mencionó ninguno.

Diversos sectores de la oposición han advertido que el Gobierno, que controla la Policía, la Fiscalía, y el Poder Judicial, busca aplicar la cadena perpetua como una amenaza contra sus adversarios.

También que Ortega está recurriendo “a la vieja estrategia de infundir terror” con el fin de reformar la Constitución Política y cercenar las libertades.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Leave a Reply