La UE considera “crucial” la formación de un Gobierno en Líbano “sin retraso”

0
5
607634

LÍBANO GOBIERNO

Bruselas, 27 jul (EFE).- La Unión Europea (UE) considera “de crucial importancia” la formación de un Gobierno en Líbano “sin retraso”, tras la designación del político y magnate libanés Najib Mikati para configurar un Ejecutivo, la tercera persona a la que se le encarga esta tarea en cerca de un año y después de la reciente dimisión de su predecesor, Saad Hariri.

“La Unión Europea toma nota de la nominación de Najib Mikati como primer ministro designado. Es ahora de crucial importancia que un Gobierno creíble y responsable se forme en Líbano sin retraso, uno que sea capaz de abordar las graves crisis económica y social que afronta el país”, declaró en un comunicado el portavoz del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Asimismo, pidió a los líderes políticos libaneses “cooperar y permitir la rápida formación de un Gobierno creíble y capaz, en el interés del pueblo de Líbano”.

“Implementar reformas de gobernanza y económicas clave sigue siendo de suma urgencia, como han pedido el Grupo de Apoyo Internacional para Líbano, la UE y otros miembros de la comunidad internacional durante mucho tiempo. Conversaciones efectivas con el objetivo de lograr un acuerdo temprano con el Fondo Monetario Internacional deben empezar de manera inmediata para evitar un colapso financiero”, detalló.

Igualmente, recordó que el proceso de reforma debe implicar a la sociedad civil del país y agregó que los preparativos para los comicios de 2022 “deben empezar en serio para garantizar que tales elecciones se lleven a cabo según lo programado”.

El político y magnate libanés Najib Mikati ha sido designado para formar el próximo Gobierno del Líbano, la tercera persona a la que se le encarga esta tarea en cerca de un año y después de la reciente dimisión de su predecesor, Saad Hariri.

Mikati se enfrenta al reto de sacar al país mediterráneo de la peor crisis económica de su historia, que le ha dejado sin apenas medicinas, combustible ni electricidad, y con más de la mitad de la población en la pobreza, pero para ello deberá sortear el estancamiento político del polarizado sistema sectario libanés.

El Líbano, en manos de un Gobierno interino durante casi un año, ha vivido desde el verano pasado la dimisión de dos dirigentes por falta de consenso político: Mustafa Adib, que duró apenas un mes en el puesto, y Hariri, que abandonó hace diez días tras nueve meses de desacuerdos con el presidente libanés, Michel Aoun.