La sostenibilidad de la energía nuclear divide al Gobierno italiano

0
3
788937

UE ENERGÍA

Roma, 5 ene (EFE).- El líder de la Liga, el ultraderechista Matteo Salvini, instó hoy al primer ministro italiano, Mario Draghi, a apoyar la iniciativa de la Comisión Europea (CE) de considerar sostenible la energía nuclear, una propuesta que divide al Gobierno tras el rechazo mostrado por el Partido Demócrata (PD) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S).

“Italia necesita gas y energía nuclear limpios para ayudar a las familias y las empresas a pagar facturas más baratas, no necesitamos un ‘no’ ideológico”, dijo hoy Salvini, tras la oposición mostrada por los ex primeros ministros Enrico Letta y Giuseppe Conte, líderes del Pd y el M5S, respectivamente.

El PD, el mayor partido progresista italiano; el anticasta M5S, la formación con mayor peso en el Parlamento, y la Liga forman parte del Gobierno de unidad que preside Draghi, al que apoyan todos los grupos a excepción del ultradrechistas Hermanos de Italia, liderado por Giorgia Meloni.

“Estamos que convencidos de que Draghi y (el ministro para la Transición Ecológica, Roberto) Cingolani apoyarán el enfoque de la Comisión Europea y de otros gobiernos, desde el francés hasta el finlandés: menos emisiones, facturas más baratas y más independencia nacional para la luz y el gas”, añadió Salvini.

Letta ha rechazado la propuesta de la CE sobre la enegía nuclear y ha dicho que el gas debe ser considerado solo en el camino hacia una verdadera transición ecológica.

“No nos gusta el borrador de taxonomía verde que está proponiendo la CE. La inclusión de la energía nuclear es totalmente equivocada en nuestra opinión. El gas no es el futuro, solo se debe considerar en la lógica de la transición hacia verdaderas energías renovables”, escribió este miércoles en redes sociales.

Conte, por su parte, consideró que “la energía nuclear y el gas no ayudan a Europa ni en el camino de la independencia ni en el de la estabilidad de costes” y pidió al Gobierno que “tome nota de la línea M5S y haga oír su voz”, antes de añadir: “no bajaremos el tono de nuestras demandas”.

La Comisión ha propuesto clasificar como sostenibles las inversiones en algunos proyectos de gas natural y energía nuclear, una cuestión que genera discrepancias entre los socios comunitarios, que tratan de consensuar una estrategia común para cumplir el ambicioso objetivo de neutralidad climática.

Francia lidera el grupo de países que quieren que la energía nuclear se considere sostenible, mientras que Alemania se opone a ello, aunque Berlín sí es favorable a que las inversiones en gas natural reciban la etiqueta verde durante la transición.

El Ejecutivo español ha dejado claro su rechazo al plan de Bruselas, pues supondría “un paso atrás” y “una señal errónea” para los mercados financieros.