La relevancia de la ida

0
4
499067

FÚTBOL LIGA CAMPEONES

Madrid, 25 abr (EFE).- Aplacado momentáneamente el efecto de la explosión de la Superliga, los cuatro supervivientes de la, hasta ahora, principal competición europea de clubes, la Liga de Campeones, abordan la recta final, el último tramo antes de la cita por el título en Estambul el próximo 29 de mayo.

Tres de los cuatro aspirantes al título formaban parte, expresa y públicamente, de la gestación de ese G-12. El Real Madrid, el Chelsea y el Manchester City. El proyecto contaba también con el París Saint Germain que había aplazado inmiscuirse de primeras a pecho descubierto aunque su presencia en cualquier gran competición, de una u otra forma, estaba bendecida. No en vano es un poderoso incuestionable y, por si fuera poco, actual subcampeón.

Bajo la sombra de esa ‘rebelión’, de esa amenaza de escisión echa a rodar el balón después de una semana de tregua entre las eliminatorias de cuartos y las semifinales que ahora llegan.

Para la semana que entra los partidos de ida han adquirido una relevancia especial, casi decisiva según ha revelado el torneo desde el arranque de las eliminatorias.

La pandemia provocó el vacío en los campos y la intrascendencia del factor cancha, del argumento ambiental. El peso de la atmósfera de la grada es irrelevante. La magia de los escenarios ya no es tal.

La presente edición de la Champions ha carecido de vuelcos en los segundos partidos. Inexistentes han sido grandes remontadas. Como antaño.

De hecho, son los partidos de ida los que marcan la pauta. Los ocho equipos que se clasificaron en octavos fueron los que ganaron los partidos de ida. Siete la afrontaron como visitantes, los campeones de grupo que vencieron a domicilio. Y uno, el Oporto, lo consiguió como local, frente al Juventus. Los ocho se clasificaron. Nadie dio la vuelta a la situación.

Lo mismo sucedió en los cuartos de final. El Real Madrid en Valdebebas, ante el Liverpool, el Manchester City en el Etihad, contra el Borussia Dortmund, el París Saint Germain en Alemania ante el Bayern, y el Chelsea en Oporto, se impusieron en los primeros partidos, resistieron después y alcanzaron las semifinales.

Es el valor de los partidos de ida. El martes el Real Madrid recibe al Chelsea. El miércoles el París Saint Germain espera al Manchester City.

Dos ingleses, un español y un francés sobreviven en el torneo. Dos ya han sido alguna vez campeones, el Real Madrid, trece, y el Chelsea, una. Otros dos aspiran a serlo: el París Saint Germain y el Manchester City.

El Real Madrid y el Chelsea se encuentran en Europa por primera vez en veintitrés años. El conjunto de Zinedine Zidane, que afronta su primera semifinal desde que ganó en el 2018, cuando conquistó su último título, recibe a un rival en alza que ha dado un giro desde que el alemán Thomas Tuchel, que hasta diciembre dirigió al París Saint Germain, se hizo con las riendas en enero del club londinense que cesó a Frank Lampard.

El cuadro blanco, que ha dejado en el camino al Borussia Monchengladbach, Shakhtar e Inter en la fase de grupos y después al Atalanta y al Liverpool en los duelos directos, afronta su trigésima semifinal europea. Ganó dieciséis de las anteriores. Perdió trece.

El Chelsea, que fue campeón en el 2012, no está entre los cuatro mejores desde el 2014 cuando fue eliminado por el Atlético Madrid. El conjunto de Stamford Bridge ganó al Real Madrid en la Supercopa de 1998, la última vez que blancos y ‘blues’ se cruzaron en Europa.

Ha ganado en fortaleza el Chelsea, que solo ha encajado dos derrotas con Tuchel en su banquillo. El cuadro inglés fue primero en la fase de grupos por delante del Sevilla, el Krasnodar y el Stade Rennes. A continuación superó al Atlético Madrid en octavos y al Oporto en cuartos.

El otro duelo mide a dos equipos metidos en el asalto de su primer trofeo. Lo tuvo cerca el París Saint Germain que recibe al Manchester City del español Pep Guardiola.

El equipo inglés jugará sus segundas semifinales tras las del 2016, con el chileno Manuel Pellegrini en su banquillo. Cayó contra el Real Madrid.

El pasado año, con Guardiola como preparador, fue apeado del torneo por el Lyon francés. Ahora ha ganado en fortaleza con solo un gol encajado en la fase de grupos. Después, dejó en el camino al Borussia Monchengladbach y también al Borussia Dortmund. No ha perdido en Europa.

El París Saint Germain, con Mauricio Pochettino en su banquillo desde el pasado mes de enero, sufrió dos derrotas en la fase de grupos, contra el Manchester United y el Leipzig. Pero luego se disparó. En octavos eliminó al Barcelona y en cuartos al campeón, el Bayern Múnich.

Fue activarse Kylian Mbappe y dispararse en el torneo. El atacante galo acumula ocho goles y fue clave, junto a Keylor Navas, en cada clasificación. Ahora cuenta además con Neymar ausente en octavos. Está a dos partidos de su segunda final y de su segundo asalto al trono.

Santiago Aparicio