La prioridad de las instituciones vascas es recuperar todo lo invertido en la Eurocopa

0
4
509644

FÚTBOL EUROCOPA

Bilbao, 4 may (EFE).- El concejal de Desarrollo Económico de Bilbao, Xabier Ochandiano (PNV), ha asegurado que la “prioridad” de las instituciones vascas es recuperar el “cien por cien del gasto incurrido” con la organización de la Eurocopa de fútbol que finalmente se disputará en Sevilla.

La UEFA retiró en abril la organización de la Eurocopa a Bilbao y se la otorgó a Sevilla tras las condiciones sanitarias que puso el Gobierno Vasco para permitir un aforo del 25 por ciento en San Mamés, que eran casi imposibles de cumplir en junio con la situación de la pandemia que hay en Euskadi.

En una comisión en el Ayuntamiento, Ochandiano ha asegurado este martes que sus servicios jurídicos estudian una demanda contra la UEFA y contra la Federación Española de Fútbol por la ruptura del contrato, “sin ningún argumento” en la comunicación oficial.

Ha comentado que todavía no está determinada la compensación económica que exigirán Ayuntamiento, Diputación de Bizkaia y Gobierno Vasco, ya que hasta ahora se habían gastado 1,3 millones de euros en la organización del evento, pero hay contratos firmados con proveedores y en algunos casos habrá que pagar indemnizaciones por no ejecutarlos. “No sabemos si serán 1,6 o 1,7 millones o la cantidad que sea”, ha dicho.

Ochandiano, que ha detallado que la UEFA planteó que no se usaran mascarillas en la zona de VIP de San Mamés y que el aforo permitido subiera hasta el 50 por ciento o más, ha cuestionado que la UEFA exija las mismas condiciones en todas las ciudades, porque Múnich ha conseguido ser sede pese a que el alcalde ha dicho que la presencia de público dependerá de la situación sanitaria.

También ha cuestionado si la Federación Española negociaba con Sevilla cuando el contrato de Bilbao seguía en vigor.

El concejal de Desarrollo Económico, como ha hecho su compañero socialista en el gobierno municipal Alfonso Gil, ha asegurado que las instituciones vascas han trabajado en todo momento por organizar la Eurocopa en Bilbao, incluso sin público y con un impacto económico “muy menor”, y que las condiciones sanitarias para permitir la asistencia de espectadores las fijaron los técnicos del departamento de Salud.

Por su parte, el concejal del PP Carlos García ha sostenido que ha sido el PNV el responsable de que la Eurocopa no se celebre en Bilbao porque no quería que la selección española jugara en San Mamés y ha utilizado la pandemia como “excusa” para lograrlo.

García ha afirmado el Grupo Popular presentará una demanda contra el Gobierno Vasco por la pérdida de este evento para Bilbao para pedir “responsabilidades económicas e incluso penales”.

EH Bildu y Elkarrekin Podemos han apoyado la decisión de condicionar la presencia de público en la Eurocopa a la evolución de la situación sanitaria pero han criticado la política de grandes eventos internacionales que impulsa el Ayuntamiento.

En otra comparecencia en la comisión, la concejala de Seguridad Ciudadana, Amaia Arregi, ha justificado el dispositivo policial que se organizó el pasado 3 de abril, cuando el Athletic y la Real Sociedad disputaron la final de Copa de 2020 y se produjeron graves incidentes en Bilbao en las horas previas al partido.

Arregi ha señalado que la Policía Municipal reforzó ese día su plantilla en un 60 por ciento y que fueron los mandos policiales los que decidieron el “repliegue” de la Ertzaintza tras una primera carga debido a la gran cantidad de gente que había en la zona de la calle Licenciado Poza.

“Se actuó de forma proporcionada y moderada y la decisión en su momento no es política, es de los mandos”, ha manifestado tras recordar que la investigación sigue abierta con 5 detenidos, 5 imputados y otros 2 identificados por participar en los altercados tras visionar 24 vídeos, muchos de ellos aportados por vecinos.

El concejal del PP Carlos García ha atribuido los incidentes a las juventudes de la izquierda abertzale y grupos radicales del Athletic y ha pedido que los padres de los menores implicados “paguen hasta el último céntimo” de los daños causados.