La Policía desaloja a pobladores que ocuparon zona desértica en Lima

0
6
503315

PERÚ VIVIENDA

Lima, 28 abr (EFE).- Cientos de personas fueron desalojadas por la Policía Nacional de Perú de una colina en una zona desértica en Lima, después de dos semanas de ocupación ilegal, un incidente que se repitió en otros lugares de la capital.

Cientos de familias completas se instalaron desde el pasado 12 de abril en la zona de Lomo de Corvina, en el distrito de Villa El Salvador, en campamentos improvisados por la necesidad de encontrar un lugar para vivir.

En otro punto de la ciudad, otra invasión de unas 5.000 personas en una zona intangible del Morro Solar, del distrito de Chorrillos, se produjo unos días antes, pero fue retirada por la Policía a los diez días.

Se estima que muchos de los desalojados en Chorrillos ingresaron en los últimos días en la zona de Lomo de Corvina, donde incluso los invasores lotizaron el terreno y se instalaron con pequeñas carpas de plástico y madera.

Los esfuerzos del Ministerio del Interior y otras entidades oficiales por lograr que los pobladores se retiren pacíficamente no tuvieron éxito, y algunos de los habitantes denunciaron que hoy tenían prevista una reunión en la Presidencia del Consejo de Ministros.

El comandante general de la Policía, César Cervantes, declaró que se había logrado el control del 100 % del terreno de Lomo de Corvina, que pertenece a una concesión minera, y que se había detenido a once personas, que se resistieron al desalojo.

Alrededor de 2.000 agentes policiales participaron en el operativo y un grupo permanecerá en el lugar para evitar que se repita una nueva invasión ilegal.

Desde el inicio del operativo policial, hubo resistencia de algunos grupos de personas, que lanzaron piedras a los agentes, e incluso se produjo el incendio de un automóvil en las inmediaciones.

Otro grupo de pobladores alzó banderas blancas y peruanas para evitar un enfrentamiento y pedir a los policías que se retiren.

Sin embargo, las bombas lacrimógenas lanzadas por la Policía hicieron que las familias, con niños y bebés, corrieran para huir del humo y los mismos agentes ayudaron a evacuar a mujeres con menores en brazos.

Tras el desalojo, la Policía acordonó la zona para recuperar el control en Lomo de Corvina y proceder al retiro de las carpas y maderas que instalaron los invasores en el lugar.