La Policía actuó de manera apropiada en la vigilia por Everard, según la investigación

0
14
468928

R.UNIDO POLICÍA

Londres, 30 mar (EFE).- Los agentes de la Policía Metropolitana de Londres (Met) actuaron de manera “apropiada” y no con “mano dura” en la polémica vigilia celebrada el pasado día 13 en recuerdo de la joven británica Sarah Everard, secuestrada y asesinada en el sur de esta capital mientras volvía caminando a casa por la noche.

Así lo afirmó este martes la llamada Inspección de la Policía, que supervisa la actuación de los agentes, y el Servicio de Bomberos, en una pesquisa conjunta para analizar lo ocurrido en esa vigilia, en la que hubo duros forcejeos entre los agentes y las asistentes.

La Policía fue duramente criticada por los incidentes en esa vigilia, que las autoridades británicas habían desautorizado debido a las restricciones para evitar la propagación de la covid-19.

La evaluación hecha pública hoy, dirigida por el jefe de la Inspección de la Policía, Thomas Winsor, consideró “justificado” que (Scotland Yard) vislumbrase riesgos de una transmisión de la covid-19, que eran “demasiado” importantes para ser “ignorados”.

Winsor agregó que la inspección solicitada por el Gobierno sobre la actuación policial ha quedado completada de manera “detallada”.

Según afirmó, los agentes “tienen derecho a recibir el apoyo del público cuando actúan de manera legal, sensible y proporcionada; en este caso, ante una fuerte provocación y en circunstancias difíciles, hicieron exactamente eso”.

“Mis pensamientos están con la familia y los amigos de Sarah Everard, que están sufriendo un dolor inimaginable”, dijo Winsor.

Everard, de 33 años, desapareció el pasado día 3 tras salir de la casa de una amiga en el sur de Londres para ir a su domicilio.

Unos días después, Wayne Couzens, agente de la Met, que trabajaba en la unidad de Protección Parlamentaria y Diplomática, fue arrestado y acusado del secuestro y asesinato de la joven, cuyo cuerpo fue hallado después en una zona boscosa del condado de Kent, en el sureste de Inglaterra.

La muerte de Everard causó una gran conmoción en el Reino Unido, donde miles de personas exigieron a las autoridades medidas para proteger a las mujeres en las calles de la capital británica.