La película “Medusa” grita en Cannes contra las convenciones en Brasil

0
2
591579

FESTIVAL CANNES

Cannes (Francia), 12 jul (EFE).- Un grito de rabia contra la moral imperante. Una burla contra los clichés que encajonan a la mujer. La brasileña Anita Rocha da Silveira juega con ese hartazgo en “Medusa”, estrenada este lunes Cannes.

Sus protagonistas son una banda de amigas que por la noche actúan de justicieras, cubiertas con máscaras blancas, contra mujeres promiscuas o, en su opinión, de cuestionable moral. Unos estándares no exentos de hipocresía que ni siquiera ellas mismas pueden cumplir.

El nombre de su película tiene como referencia el mito homónimo griego, que convertía en piedra a quienes la miraban fijamente a los ojos. Y, en concreto, el cuadro que Caravaggio pintó en 1597 de su cabeza decapitada, con una expresión que, según la directora, no es de miedo, sino de rabia.

“Su grito es de liberación”, dijo este lunes la cineasta, que en el largometraje lleva a ese mismo éxtasis a sus protagonistas después de que hayan conseguido romper con el peso del machismo estructural.

Empezó a escribirlo en 2015, cuatro años antes de que Jair Bolsonaro llegara al poder en Brasil, pero cuando ya se empezaba a percibir un creciente movimiento nacionalista, destacó a un grupo de medios internacionales, entre ellos Efe.

Las últimas elecciones presidenciales introdujeron alguna modificación al guion, tras la sensación de que nadie había reaccionado a esa ola ultraconservadora que se acabó instalando en Brasil y otros países.

Las batidas de su grupo de chicas protagonistas están inspiradas en la realidad, como también los discursos del sacerdote que las insta a ser mujeres dignas, recatadas y piadosas, al servicio de sus parejas.

Podría parecer una película distópica, pero esos elementos, alertó, son los más anclados a la situación actual. La directora les da una estética pop, que mezcla ingredientes del musical, de la ciencia ficción y del cine de terror.

“No quería criticar la religión, sino algunos grupos que promueven el machismo y la homofobia y que usan la Biblia para propagar el odio”, sostuvo la directora, cuya ópera prima, “Mate-me por favor”, fue estrenada en 2015.

“La película habla de encontrar la libertad y de encontrarte a ti misma. Espero que al final a la gente también le de ganas de gritar”, dijo la actriz Mari Oliveira, que encarna a uno de los personajes principales.

En “Medusa”, las redes sociales son un catalizador importante de los mensajes de esos defensores de la moral.

La directora confía en que con las nuevas generaciones llegue un cambio social, aunque el poder de las redes aumenta la polarización: al mismo tiempo que eliminan prejuicios con un mayor acceso a información sobre derechos humanos o sexualidad, también consiguen que cale la doctrina de la extrema derecha.

“Medusa” fue proyectada en la Quincena de Realizadores, sección paralela e independiente de Cannes donde en 2012 presentó su cortometraje “Os mortos vivos”.

Rocha da Silveira, de 36 años, dice estar feliz en Cannes, “en este universo paralelo y de nuevo en un cine. Pensaba que me iba a poner nerviosa, pero lo que estoy es contenta”, concluye la cineasta, que centra su próximo proyecto en la memoria cultural e histórica, o más bien en la falta de esta.

591579