La pelea Tyson Fury-Deontay Wilder, aplazada hasta hasta octubre

0
3
595183

BOXEO PESOS PESADOS

Las Vegas (EE.UU.), 15 jul (EFE).- El próximo enfrentamiento de la trilogía del peso pesado entre el inglés Tyson ‘The Gypsy King’ Fury, campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), y el exmonarca, el estadounidense Deontay ‘The Bronze Bomber’ Wilder, programado para el sábado 24 de julio en T-Mobile Arena en Las Vegas, ha sido aplazado al 9 de octubre próximo.

Lo anunció este jueves la empresa promotora de la pelea, Top Rank.

La pelea se aplaza porque Fury dio positivo de COVID-19 y tuvo que dejar los entrenamientos, por lo que ahora le tocará iniciar un nuevo proceso de preparación.

El escenario del combate se mantiene y las entradas que ya fueron vendidas para el 24 de julio serán válidas para la nueva fecha.

“No quería nada más que aplastar al ‘Big Dosser’ el 24 de julio, pero supongo que la paliza tendrá que esperar”, declaró Fury a través de Top Rank. “No se equivoque, volveré y estaré mejor que nunca. ¡Pelearemos el 9 de octubre y lo noquearé!”, advirtió.

Wilder, a través de su representante, Shelly Finkel, dijo que, con toda seguridad, va a recuperar el título que le corresponde.

La segunda pelea entre ambos, que Fury ganó por k.o. técnico en el séptimo asalto en febrero de 2020, generó casi 17 millones de dólares de taquilla, un récord del estado de Nevada para un combate por el título del peso pesado.

“Fue una montaña rusa loca hacia esta pelea”, dijo Fury en la conferencia de prensa del mes pasado en Los Ángeles para promocionar el combate. “Siempre digo, ‘nunca peleas con alguien hasta que estás en el ring frente a ellos'”, añadió.

La primera pelea entre Fury y Wilder fue en diciembre de 2018 y acabó en combate nulo, aunque Fury sufrió dos caídas, incluida una en la ronda final, y la mayoría de los especialistas consideró que merecía la victoria.

El campeón inglés de 32 años no dejó ninguna duda en la revancha al mandar dos veces a la lona a Wilder, hasta que en el séptimo asalto, Mark Breland, que estaba en la esquina del púgil estadounidense, tiró la toalla.

Desde entonces ninguno de los dos púgiles ha subido al cuadrilátero.

Wilder, de 35 años, ejerció su derecho contractual a una tercera pelea después, pero la pandemia impidió que Top Rank (el promotor de Fury) y PBC la organizasen con un aforo completo de público.

Top Rank y PBC intentaron organizar la pelea en diciembre pasado después de que una fecha de octubre previamente planificada se considerara inviable debido a las restricciones por la COVID-19, pero la nueva reprogramación de la televisión de pago lo impidió.

Fury (30-0-1, 21 KOs) y su equipo consideraron que la cláusula de revancha había expirado y avanzaron en las negociaciones para una pelea con su compatriota Anthony Joshua que coronaría a un campeón indiscutible del peso pesado.

Las partes lograron un acuerdo en mayo y Fury anunció ese mismo mes que el duelo con Joshua sería el 14 de agosto en Arabia Saudí, pero luego llegó la decisión del arbitraje que obligó a programar la trilogía entre el campeón inglés y Wilder (42-1-1, 41 KOs).