La OSCE cierra su reunión, marcada por tensiones y disensos frente a Moscú

0
15
756591

OSCE REUNIÓN

Estocolmo, 3 dic (EFE).- La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) concluyó este viernes su reunión ministerial de dos días, bajo la presidencia de turno sueca, y enmarcada en la preocupación por los movimientos de tropas rusos y otras tensiones internas entre sus miembros.

La ministra de Asuntos Exteriores sueca, Ann Linde, anfitriona de la reunión, expresó en su intervención final sus sentimientos encontrados ante la situación que atraviesa la organización, con sus 57 miembros.

La OSCE ha activado medidas para monitorear los movimientos de tropas rusas ante Ucrania, recordó Linde, a la que vez que hacía hincapié en objetivos globales como el empoderamiento de la mujer, la lucha contra el antisemitismo y la crisis climática, que fueron ejes de la presidencia de turno sueca.

Sin embargo, lamentó, no se ha logrado aprobar una resolución común sobre los derechos de la mujer, en medio del rechazo, por un lado, de Rusia, así como del Vaticano, por el otro.

Linde recordó ahí que las decisiones de la OSCE deben adoptarse por unanimidad, lo que ralentiza la adopción de resoluciones e impide avanzar en “asuntos controvertidos, pero importantes”.

La próxima presidencia de turno corresponde a Polonia, cuyo ministro de Exteriores, Zbigniew Rau, lamentó al tomar el relevo de su colega sueca la interferencia en la labor de los observadores de la OSCE para acceder a zonas “no controladas por el gobierno” de Ucrania alrededor de Lugansk y Donetsk.

En una conferencia de prensa final, la secretaria general de la OSCE, Helga Schmid, dijo que la organización había detectado una disminución del 95 % en los viajes entre las zonas controladas por el gobierno de Kiev y las controladas por los separatistas del este de Ucrania.

La última sesión plenaria, en la que intervinieron representantes de países mediterráneos, norteafricanos y otros no integrados formalmente en la OSCE, estuvo marcada por las tensiones entre Argelia y Marruecos, reflejo del deterioro de las relaciones entre ambos países.

El embajador argelino, Faouzi Mebarki, habló de los actos de hostilidad de Marruecos, refiriéndose a los recientes incidentes fronterizos y la ruptura de las relaciones de Marruecos con Argel.

Su homólogo marroquí, Azzedine Farhane, respondió por su parte acusando a Argelia de alterar las relaciones unilateralmente e insistió en que Marruecos quiere un diálogo que Argelia se niega.

El fuerte intercambio de acusaciones se produjo en un contexto de algunos otros estados no miembros que criticaban a Israel. Un representante de Jordania dijo que solo una solución de dos estados del conflicto entre Israel y Palestina permitiría traer prosperidad a la región.

El representante de Israel elogió los esfuerzos de la OSCE para combatir el antisemitismo y dijo que una de las principales prioridades de su país era el fin inmediato del programa nuclear de Irán.

En la conferencia de prensa final se anunció asimismo que Finlandia presidiría la OSCE en 2025, en el 50 aniversario de la Conferencia de Helsinki y los acuerdos sobre seguridad en Europa que sentaron las bases para un sistema de cooperación y solución de conflictos, fundamento de la OSCE.