La OPEP y Rusia deciden mañana si siguen abriendo los grifos en febrero

0
6
784849

OPEP REUNIÓN

Viena, 3 ene (EFE).- La OPEP, Rusia y otros productores de crudo decidirán este martes si aumentan su oferta petrolera en 400.000 barriles diarios en febrero, en línea con su plan en marcha para recuperar paulatinamente el nivel que tenían antes de la crisis causada por la pandemia.

Según confirmaron hoy a Efe en Viena fuentes del secretariado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la decisión se adoptará en una teleconferencia ministerial del grupo de 23 países convocada para las 13.00 GMT de mañana.

Previamente, los ministros del sector de los trece socios de la OPEP celebran esta tarde una reunión virtual, centrada en el nombramiento de un posible sucesor del actual secretario general de la organización, el nigeriano Mohamed Barkindo, cuyo segundo mandato expira a fines de julio de 2022.

Las más recientes evoluciones de los mercados mundiales del crudo ha sido estudiada hoy en un comité interno, en el cual Barkindo destacó que la demanda mundial de crudo subirá en 2022 hasta totalizar una media de 100,6 millones de barriles diarios (mbd), nivel superior al previo a la pandemia.

El secretario general instó a los productores a “seguir siendo muy ágiles y adaptables a la situación en constante cambio”.

Al mismo tiempo, la OPEP+ debe contribuir a “proporcionar una sensación de estabilidad, tranquilidad y continuidad al mercado y a los inversores a pesar de las continuas incertidumbres”, dijo Barkindo, según informó la OPEP en un comunicado.

SE ESPERAN 400.000 BD HASTA SEPTIEMBRE

Los analistas esperan que la alianza liderada por Arabia Saudí y Rusia dé luz verde a la próxima etapa del plan adoptado en julio de 2021, que prevé subidas mensuales de 400.000 barriles diarios (bd) hasta septiembre de 2022.

El objetivo es devolver al mercado los barriles que aún mantiene bajo tierra del gran recorte, de 9,7 millones de barriles diarios (mbd), que adoptó en abril de 2020 para compensar la caída histórica de la demanda energética causada por las restricciones a la movilidad para frenar la expansión del coronavirus.

En su última reunión virtual, el pasado 2 de diciembre, la OPEP+ confirmó el aumento correspondiente a enero, de forma que el tope oficial de producción conjunta se elevó de 40,094 a 40,494 mbd.

De ese volumen, 24,554 mbd corresponde a la OPEP (sin Venezuela, Irán y Libia) y 15,94 mbd al grupo de aliados.

Venezuela, Irán y Libia están exentos del compromiso de limitar su bombeo debido a que su industria sufre caídas involuntarias a raíz de diversas razones, como sanciones, conflictos y crisis.

Las exportaciones de crudo iraníes podrían regresar a los mercados internacionales este año si se logra un compromiso en las negociaciones multinacionales que tienen lugar en Viena para reactivar el acuerdo sobre su programa nuclear.

¿IMPACTO LEVE DE ÓMICRON?

Los aumentos de la oferta petrolera de la OPEP+ se suman a la liberación de reservas estratégicas anunciada por Estados Unidos (EE.UU). a finales de noviembre y medidas similares de China, India, Japón, Corea del Sur y el Reino Unido, por un total de unos 70 millones de barriles.

Washington lanzó la inusual iniciativa después de que la OPEP+ desoyera sus peticiones de abrir más los grifos para detener el encarecimiento de la energía y la subida de la inflación.

La alianza de productores no ha reaccionado hasta ahora ni a esa medida ni a la fuerte expansión actual del SARS-CoV-2, impulsada por la contagiosa variante ómicron.

Así las cosas, en su último informe sobre la situación del mercado, la OPEP estimó que ómicron tendría solo un impacto “leve y de corta duración”.

El precio del barril del crudo Brent, de referencia en Europa, se apreció el año pasado en un 52 % y terminó el año a 77,78 dólares, al tiempo que el del petróleo intermedio de Texas (WTI, referente para EE.UU.) subió un 55 %, hasta los 75,21 dólares.