La OPEP prevé que el consumo acelere en el segundo semestre y sea de 96,58 mbd

0
5
554371

OPEP MERCADO

Viena, 10 jun (EFE).- Las campañas de vacunación, los estímulos económicos y el rebote del consumo se combinarán en el segundo semestre para empujar a la demanda petrolera que la OPEP calcula podría subir un 5 % respecto a los seis primeros meses de 2021, con lo que la media de todo el año se situaría en los 96,58 mbd.

“Se espera que la demanda mundial de petróleo acelere su ritmo en la segunda mitad de 2021, llegando a los 99 mbd (millones de barriles diarios) en comparación con 94,1 en la primera mitad, con una creciente movilidad en las principales economías empujando la demanda de la gasolina y del diesel”, señaló la OPEP hoy.

Esa previsión es uno de los ejes principales del análisis sobre la situación del mercado emitido este jueves desde su sede en Viena por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

MEJORA DE LA DEMANDA

La organización ha revisado mínimamente al alza la previsión de consumo mundial para 2021 que realizó el mes pasado, situándolo ahora en 96,58 mbd.

Aunque ese nivel supone una subida del 6,5 % respecto al año pasado, cuando la demanda se desplomó casi un 10 % debido a la pandemia, sigue aún lejos de los niveles precovid y hay que remontarse a 2016 para encontrar una demanda tan débil.

“Las mejoras en los esfuerzos para contener la pandemia y la demanda estacional del verano permiten tener expectativas positivas para el segundo semestre de 2021”, resume la OPEP.

Factores como la vacunación y el aumento de la inmunidad de grupo permiten, según la OPEP, ser optimistas sobre que la pandemia pueda ser contenida en los próximos meses.

Junto a esos elementos sanitarios, el grupo con sede en Viena enumera cuestiones económicas, como los paquetes de estímulo, el elevado nivel de ahorro y la “demanda reprimida” durante las restricciones y confinamientos al referirse a la expectativa de una aceleración de la recuperación económica en la segunda mitad del año.

INDIA Y CHINA

Por regiones, India y China lideran el empujón al consumo de crudo a partir de julio, con alrededor del 10 % de subida, más que el doble que el aumento en el conjunto de los países industrializados de Europa, América y Asia, englobados en la OCDE.

En comparación con 2020, son también los gigantes asiáticos los que proporcionalmente más tiran de la mejora de la demanda, seguidos de Estados Unidos.

Así, India y China quemarán juntas este año tanto petróleo como la primera economía del mundo.

Con todo, la OPEP advierte de que sigue habiendo desafíos, tanto en la forma de posibles nuevas mutaciones del virus, como de un aumento de la inflación que haga necesario reducir los estímulos económicos.

SUBIDA DE LOS PRECIOS

En el terreno de la oferta, la producción conjunta de los trece socios de la OPEP aumentó en mayo casi un 2 %, hasta los 25,46 mbd, con Arabia Saudí, Irán y Venezuela con las mayores subidas.

Entre sus competidores, la OPEP destaca una recuperación más rápida de lo prevista de las extracciones en Estados Unidos.

La OPEP también destaca en su análisis la mejora de los precios del “oro negro”, que en mayo subieron un 6 %.

El propio crudo de la OPEP cotizó ayer a 71,19 dólares por barril, su valor más alto en más de dos años.