La ONU, UE, EE.UU., R.Unido y Canadá piden respetar la libertad de expresión en Perú

0
15
793064

PERÚ PRENSA

Lima, 11 ene (EFE).- Las delegaciones y embajadas en Perú de la ONU, Unión Europea (UE), Estados Unidos, Reino Unido y Canadá manifestaron este martes su defensa de la libertad de expresión tras la polémica condena por difamación dictada por un juez contra el periodista Christopher Acosta y el editor Jerónimo Pimentel.

La sentencia ha causado una amplia indignación en Perú al dar la razón al empresario y político César Acuña, quien demandó a Acosta y a Pimentel por el libro “Plata como cancha”, un perfil biográfico del líder del partido de centroderecha Alianza Para el Progreso (APP) que se centra en los episodios más polémicos de su vida.

Acosta, autor del libro, y Pimentel, director de la editorial Penguin Random House, fueron condenados por el juez Raúl Jesús a dos años de prisión suspendida (sin ingreso a la cárcel) y a pagar una indemnización de 400.000 soles (unos 100.000 dólares) a Acuña.

A criterio del juez, ambos son culpables de difamación por recopilar en el libro un conjunto de citas y declaraciones que atentan contra el honor de Acuña, realizadas por personas que tuvieron relación con el político.

La condena ignora la doctrina del reporte fiel, que exonera de responsabilidad al periodista sobre el contenido de una publicación siempre que, aunque sea incorrecto o difamatorio su contenido, este haya sido difundido de manera exacta y fiel a la fuente de origen.

REACCIÓN INTERNACIONAL

Así, la delegación de las Naciones Unidas en Perú abogó por el “estricto respeto” a la libertad de expresión y afirmó que “trabaja día a día para fortalecerlo”.

La embajada de la UE reiteró que “la libertad de prensa es uno de los valores fundamentales” y “las libertades de información y de expresión deben fomentarse y protegerse en todas partes y por todos los poderes del Estado”, lo que “redunda en interés de la ciudadanía y del Estado de Derecho”.

Por su parte, las embajadas de Estados Unidos y Reino Unido coincidieron en que “la libertad de expresión, incluida la libertad de prensa como base de toda la democracia, es uno de los derechos más fundamentales del ser humano”.

Así, la diplomacia estadounidense y británica abogaron por “el estricto respeto a este derecho en cualquier parte del mundo”.

Mientras, la embajada de Canadá insistió en que “es clave e importante para todos nosotros respetar, promover y proteger la libertad de expresión”.

UNANIMIDAD EN GREMIO PERIODÍSTICO

En la víspera, las principales asociaciones de prensa y gremios periodísticos de Perú ya levantaron la voz de alerta de las consecuencias negativas para el ejercicio del periodismo que puede implicar la sentencia del magistrado Raúl Jesús.

Entre las organizaciones que se manifestaron en contra estuvieron la Asociación Nacional de Periodistas (ANP), el Consejo de la Prensa Peruana (CPP), el Instituto de Prensa Y Sociedad (IPYS) y la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP).

También lamentó el fallo judicial la Defensoría del Pueblo, que criticó que no se hayan respetado estándares internacionales y se unirá al caso bajo la figura del “amicus curiae” con miras a la apelación de la sentencia presentada por los abogados del periodista y el editor.

REITERATIVO ACOSO JUDICIAL

Mientras, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (Cnddhh) expresó este martes en un comunicado su preocupación por la situación del derecho a la libertad de expresión en el Perú y consideró que su plena vigencia está en peligro.

“En los últimos años hemos identificado el uso abusivo de la ‘difamación agravada’, argumentando una supuesta afectación del derecho al ‘honor’, y otras figuras penales, contra el periodismo de investigación, a través de largos procesos judiciales y condenas injustas”, expresó la Cnddhh.

Ante esta ola de protestas contra la sentencia, APP, el partido de Acuña, aseguró en un comunicado que defiende la libertad de expresión pero respaldó el derecho de su líder de acudir a los juzgados, en cuya demanda reclamaba originalmente una indemnización de 100 millones de soles (unos 25 millones de dólares).