La ONU ha propuesto ya doce nombres para la vacante de enviado al Sáhara

0
10
514202

ONU SÁHARA OCCIDENTAL

Naciones Unidas, 7 may (EFE).- El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este viernes que ha propuesto ya un total de doce nombres para el puesto de enviado especial para el Sáhara Occidental, que lleva dos años vacante y que aún no ha podido cubrirse por falta de acuerdo en el Consejo de Seguridad y entre las partes del conflicto.

Guterres hizo esta revelación durante una comparecencia ante la Asamblea General para defender su candidatura a un segundo mandato y la puso como ejemplo de las dificultades que en ocasiones se plantean a la hora de elegir quién ocupa ciertos cargos.

“En el Sáhara Occidental estamos presentando ahora el duodécimo nombre”, señaló el diplomático portugués, que insistió en que en situaciones como esta resulta extremadamente complicado encontrar a alguien que pueda llevar a cabo el trabajo.

Según varios medios, el último candidato planteado por Guterres es Staffan de Mistura, el diplomático italo-sueco que en los últimos años fue mediador de la ONU para Siria, pero Naciones Unidas rehusó hoy confirmarlo.

Stéphane Dujarric, portavoz de Guterres, dijo a los periodistas que el secretario general va a seguir buscando un nombre que sea aceptable para todas las partes involucradas y defendió que el hecho de que haya presentado ya 12 propuestas muestra que la falta de éxito no es por ausencia de esfuerzo por su parte.

La ONU lleva sin un enviado para el conflicto de la excolonia española desde mayo de 2019, cuando el alemán Horst Köhler presentó su dimisión por motivos de salud.

Köhler había logrado reunir por primera vez en años a Marruecos y al Frente Polisario, un proceso que ha quedado en suspenso desde que dejó el cargo.

Los esfuerzos de la ONU para solucionar el conflicto llevan una década prácticamente bloqueados y la organización tiene un papel cada vez más irrelevante en el Sáhara Occidental.

El mayor cambio desde el punto de vista internacional llegó el pasado diciembre, con la decisión de Estados Unidos -aún bajo la Administración de Donald Trump- de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara, un importante apoyo para Rabat, que tradicionalmente ha contado en el Consejo de Seguridad de la ONU con el sostén de Francia.

Naciones Unidas estableció en 1991 una misión (Minurso) con el fin de facilitar un referéndum sobre el futuro de la antigua colonia española, que nunca se ha llevado a cabo.

Marruecos presentó una propuesta de autonomía para la zona en 2007 y considera que esa debe ser la base de la negociación, mientras que el Frente Polisario insiste en la necesidad de convocar ese plebiscito.