La música, un acompañante fundamental

Durante el encierro se ha producido un fenómeno que llama la atención. La gente escucha música electrónica o clásica, se revivieron viejos temas relacionados contra la resistencia por tener que quedarse en casa mientras ‘Mister Cumbia’ marcaba una tendencia y los mariachis escriben su lamento en Facebook por falta de trabajo.

0
47

Por Williams Viera | [email protected]

Dgan lo que digan y en medio de la emergencia sanitaria, la música ha sido un acompañante fundamental para el mundo actual llevándolo a amortiguar el tedio y la inquietud de lo que se ha denominado la cuarentena coronavírica.

Durante esos días y ahora que se iniciaron las fases del retorno a la normalidad, se escuchan canciones denominadas de resistencia por lo de permanecer encerrados, pero conectados al Internet o a las denominadas redes sociales.

En Europa y en México el tema ‘Resistiré’, del Dúo Dinámico, integrado por Manuel de la Calva y Carlos Toro, se convirtió en una especie de himno de aguante contra el virus por aquello de la letra que dice, “Cuando pierda todas las partidas/ Cuando duerma con la soledad/ Cuando se me cierren las salidas/ Y la noche no me deje en paz/ Cuando sienta miedo del silencio/ Cuando cueste mantenerme en pie/ Cuando se rebelen los recuerdos/ Y me pongan contra la pared/ Resistiré, erguido frente a todo/ Me volveré de hierro para endurecer la piel…/ Cuando me amenace la locura / cuando en mi moneda salga cruz / cuando el diablo pase factura…”.

En tanto, en medio del silencio grande, pesado e inexpresivo de ‘la ciudad que nunca duerme’, los denominados ‘trabajadores esenciales’ que deambulan por sus calles, escuchaban cantar a Franz Sinatra, el hombre de la voz que estaba próxima al de bajo-barítono. Aquella canción que salía por los poros de los edificios, los paralizaba mientras los que estaban encerrados parecían hipnotizados, igualmente, con aquel himno: “Comiencen a esparcir la noticia,/ Hoy me voy./ Quiero ser parte de ella,/ New York, New York./ Estos zapatos de vagabundo/ Extrañan caminar/ Justo por el corazón de ella,/ New York, New York…”.

Mientras tanto, en África, el ‘Pata-Pata’ en la versión de Angélique Kidjo se repite y se repite sin que nadie sienta aburrimiento por escucharla hasta el punto que algunos dicen que es “la canción más alegre del mundo”.

Kidjo, en una de sus estrofas incluyó, para estar entonada con lo que sucede: “¡Es hora de sentarse, de no tocarse!/ Quédate en casa y espera./ Tenemos que lavarnos las manos,/ así que no ‘toca-toca’ (…)/ No te toques la cara/ y mantén la distancia, por favor”.

Aquí, muy cerca…
En esta zona que incluye las Carolinas, Norte y Sur, y Jacksonville, Florida, no ha sido extraño ver mensajes, en algún muro de Facebook, que digan: “si escuchas tocar un mariachi en la calle, cállate y no digas nada, no llames a la policía, tal vez tú tengas trabajo, nosotros no”.

Esas palabras han reflejado lo que han vivido los músicos que ganan el sustento con el toque de las cuerdas en los guitarrones, de los que hacen sonar las gargantas metálicas y de quienes acarician los violines con el hombro y la barbilla produciendo el sonido mezclado de esos instrumentos junto a las voces que quedan sonando en los oídos de los enamorados o de quienes gustan de la música.

El Covid-19 paralizó la vida social y con ello desaparecieron, de momento, las celebraciones masivas de bodas, de fiestas de quinceañeras, de bautizos, de cumpleaños y de graduaciones en las que los mariachis obtienen sus ingresos.

Toque electrónico
El tiempo de encierro ha servido, además de la prevención, para que aparezcan nuevas composiciones musicales. Y en este aspecto, el toque electrónico de productores y de sonidos que salen de sintetizadores y ordenadores han mantenido la conexión con millones de seguidores de ese tipo de música que se transmite por redes sociales.

Y uno de esos temas que han impactado y que circulan por Internet es ‘We are the resistance’, producido por ‘Fervieri’ y relacionada con el Covid-19. En esa melodía de 3 minutos y 16 segundos, el oyente siente a través de las notas musicales, producidas a través de ondas vibratorias, la lucha del bien y del mal. Pero hay mucho más ahí, en el sonido. Está el encierro, los miedos y la sensibilidad general con lo que el músico logró crear un momento único de agradabilidad y placer para el oído, pero a la vez una rara intimidad como si la música estuviera buscando la cura para la pandemia.

“El mundo se enfrenta contra un enemigo invisible que nos lleva a observar este fenómeno con cierto escepticismo en medio del drama”, dijo ‘Fervieri’.

Él, para sus seguidores, es “una promesa de la música electrónica” mientras las plataformas digitales ‘Spotify’ y ‘YouTube’ le permiten dar a conocer sus producciones hasta el confín del universo.

‘Mister cumbia’
Una de las canciones populares del momento es ‘La cumbia del coronavirus’ que es interpretada por el mexicano Iván Montemayor, conocido artísticamente como ‘Mister Cumbia’.

Esa melodía, escrita en tres minutos, según Montemayor, dice, “No todo en la vida es meme./ Coronavirus, coronavirus, lávense las manos, háganlo seguido, póngase las pilas en los lugares concurridos”.

En ‘Spotify’ acaban de informar que la cumbia referida se encuentra entre las 50 canciones más escuchadas mientras en el mundo ocupa la cuarta casilla.

Montemayor, sin embargo, no se quedó con la anterior producción y ya lanzó ‘Se acabó el papel’. En el vídeo, ‘Mister Cumbia’ toca un saxofón al que le puso un rollo de papel higiénico en la boquilla.

Una donación
Cardi B, una de las mejores raperas del momento y muy hábil con las redes sociales, publicó un vídeo con su reacción a la pandemia, pero no era muy original.
“Solo grité ¡coronavirus, coronavirus!”, dijo.

Ese vídeo se convirtió en meme, pero Markkeys, un DJ de Nueva York, hizo una canción e incrustó los gritos de Cardi B. La rapera apoya la pieza musical y ahora lo que pueda producir, el dinero será destinado para los afectados por la enfermedad del Covid-19.

Leave a Reply