La minera Vale suspende sus operaciones en una polémica mina de níquel en Brasil

0
7
685681

BRASIL MINERÍA

Río de Janeiro, 4 oct (EFE).- El gigante minero brasileño Vale anunció este lunes que inició la paralización de sus operaciones en Onça Puma, su mayor mina de níquel en Brasil y que desde hace años es cuestionada por contaminar un río amazónico, luego de que las autoridades regionales le suspendieran la licencia ambiental.

La minera, una de las mayores productoras de hierro y de níquel en el mundo, informó en un comunicado que las operaciones fueron paralizadas tanto en la mina como en la planta de procesamiento luego de que la Secretaría de Medio Ambiente del estado amazónico de Pará la notificara de la suspensión de la licencia.

Según la empresa, el regulador ambiental alegó que la autorización para operar fue suspendida por el supuesto incumplimiento de los condicionantes de la licencia.

La compañía dijo haber entrado en contacto con la secretaría regional de Medio Ambiente para “entender los fundamentos técnicos y jurídicos de la decisión, así como para tomar las medidas administrativas y judiciales posibles con la intención de revertir la orden de suspensión de las operaciones de la mina”.

Según voceros de la secretaría de Medio Ambiente de Pará citados por la prensa regional, Vale incumplió algunas exigencias referentes a la oferta de servicios como fibra óptica y puestos de salud en los municipios próximos a la mina, entre los cuales Ourilandia do Norte, Tucuma, Água Azul do Norte, Parauapebas y Sao Félix do Xingu.

La mina, sin embargo, es objeto de diferentes procesos judiciales desde que comenzó a operar, en 2011, acusada de contaminar con metales pesados el río amazónico de Cateté y de amenazar la salud de los cerca de 1.300 indígenas de la etnia Xikrin, cuya reserva es cruzada por el referido río, que les sirve de fuente de agua.

La empresa ya había sido obligada a suspender sus operaciones en Onça Puma en 2017 por los problemas ambientales, pero en 2019 fue autorizada a reiniciar la explotación de níquel en la región luego de que la Corte Suprema analizara varios informes técnicos que descartan la responsabilidad de la empresa en la contaminación.

Desde el inicio de operaciones, la compañía niega haber causado daños ambientales u operar en áreas que puedan afectar a los Xikrin.

En febrero de este año la siderúrgica estatal finlandesa Outokumpu, que compra níquel de Vale, anunció que investigará las denuncias antes de decidir si confirma o rescinde los contratos.

La empresa tuvo que pronunciarse luego de que el grupo ecologista finlandés Finnwatch divulgara un informe acusando a Vale de contaminar el medio ambiente en la Amazonía y de perjudicar la vida de las poblaciones indígenas en la región.

De acuerdo con esta organización, las operaciones de la minera provocaron un aumento de la concentración de metales pesados entre los habitantes de la región y han elevado los índices de enfermedades como cáncer, hipertensión y males en el hígado.

Vale informó en su comunicado que aún no calcula los impactos económicos que podrá sufrir por la suspensión de las operaciones en su mina de níquel ni los posibles daños que sufrirán todos sus abastecedores en el proyecto.

Onça Puma es una de las mayores minas de níquel de Brasil, con capacidad de producir hasta 53.000 toneladas por año.

En el primer trimestre de este año la mina produjo 6.300 toneladas, casi la octava parte de las 48.500 toneladas de níquel que la Vale produjo en el período en todo el mundo, principalmente en Canadá, Indonesia y Nueva Caledonia.