La mejor estudiante de JCSU es una ‘Dreamer’

0
176
Valeria Hernándes, Salutatorian (izq.) y Damara García, Valedictorian (der.) fueron las estudiantes más destacadas en la promoción 2018 de JCSU./ foto cortesía.

•Damara García es la mejor estudiante de la histórica Johnson C. Smith University y dirigió el discurso durante el acto de graduación. 

Charlotte, NC.-  Orgullosa de sus logros y apoyo recibido, Damara García, se dirigió a un abarrotado auditorio para recordar que los logros académicos son el producto del amor y sacrificio que cada estudiante, sus familias y comunidades hacen para conseguir que sus sueños se hagan realidad.

García, cuyo logro académico también suma ser la estudiante con las más altas calificaciones de su promoción en la histórica Johnson C. Smith University (JCSU), conocido como Valedictorian, recordó que “todos debemos estar orgullosos de nuestro logro porque el camino para la educación superior no es nada fácil y todos hemos enfrentado dificultades”.

La joven, originaria de Oaxaca, México, dijo en su emotivo discurso que “en estos tiempos en que nuestra nación está tan dividida, tenemos que tomar las lecciones que hemos aprendido durante nuestro tiempo en Smith (JCSU) y recordar que la herramienta más importante es el amor. El amor nos permite ser empáticos, vulnerables y en conexión. Pero también requiere responsabilidad”.

Responsabilidad que pretende transmitir a través de su carrera en Psicología con la que persigue convertirse en un futuro cercano en maestra “para inspirara a otros niños a que no dejen de soñar, que no se dejen vencer y que vayan siempre tras sus metas”, dijo animada  a HOLA NEWS.

Damara García también destacó sentirse honrada al haber logrado el más alto honor en su  promoción, al contar con las más altas calificaciones, pese a los sobresaltos que durante sus cuatro años de estudios debió enfrentar.

Soñadora sin límites

A sus tres años, Damara fue traída a Estados Unidos por sus padres, junto a su hermano, en busca de un mejor futuro.

Durante su época escolar, siempre destacó como una de las mejores estudiantes de su curso y al graduarse de secundaria de Northwest School of de Art tuvo la oportunidad de recibir una beca total para estudiar una carrera de cuatro años en JCSU.

“Fue gracias a mi hermano Enrique que conseguí participar en esa beca y gracias a él entré a la universidad”, dijo conmovida la joven al recordar que su hermano, quien entró a JCSU en 2012, también destacaba como uno de los estudiantes más sobresalientes, sin embargo, un caso migratorio provocó su deportación en 2017.

“Este logro es también por mi hermano, quien no logró completar su carrera, pero de haber tenido la oportunidad seguro que también lo hubiera hecho con los más altos honores”, destacó.

Damara y su hermano Enrique fueron beneficiados por la entrada en vigor de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), medida ejecutiva que tomó el expresidente Barack Obama en 2012 ante la falta de aprobación en la legislatura federal de una ley del Dream Act que legalizara a los jóvenes que reconocen a Estados Unidos como su país de origen.

“Cuando Obama aprobó DACA fue como si la puerta de la oportunidad se abriera para nosotros”, dijo la joven, agregando que con ella “he podido tener licencia de conducir, trabajar, viajar y acceder a posibilidades que antes me eran lejanas”.

Hoy, con un título bajo el brazo, la joven se aventura a su nueva etapa. En menos de un mes se muda a Nashville, Tennessee, donde pasará a capacitarse en el programa Teach América para poder cumplir su sueño de ser maestra.

“Soy el producto de buenos maestros a lo largo de todos mis estudios y por ello quiero dedicarme a la carrera docente para seguir inspirando a otros niños tanto como mis maestros lo hicieron conmigo. Si los niños y jóvenes tuvieran más maestros que creen en ellos y los apoyan, tendríamos más historias de éxito en nuestra comunidad inmigrante y en general, en todos los estudiantes en nuestros sistemas educativos”, dijo muy animada a este medio.

Por su parte, Maribel García, madre de Damara, no podía ocultar el orgullo que le produce el logro de su hija. Al final, ella es la primera en su extensa familia en graduarse de la universidad  y es el producto del sacrificio que tanto ella como su esposo Lázaro hicieron al decidir mudarse a Estados Unidos para el bien de sus hijos.

“Me siento como la mamá gallina, muy orgullosa de mi hija de cómo nos ha correspondido de la mejor manera a nuestro esfuerzo y al apoyo que hemos recibido de familiares, amigos y de nuestra comunidad en la Iglesia San Gabriel”, dijo Maribel, al agradecer la bendición de tener una hija profesional.

Maribel dijo sentirse una madre afortunada. Sus tres hijos son estudiantes ejemplares, dijo.

Salutatorian, también latina

La segunda mejor estudiante de JCSU también es Valeria Hernández, una joven de Gainesville, Georgia, quien a pesar de haber sufrido la deportación de su madre mientras cursaba su carrera en Historia, nunca desistió de sus estudios  y hoy dedica su triunfo a su familia.

“Mi madre me hizo prometerle que sin importar lo que pasara en su caso migratorio yo no debía abandonar mis estudios y yo le cumplí”, destacó la joven que curso sus estudios con una beca total.

Leave a Reply