La “Mata Hari de los paparazzi” francesa, imputada en un caso de Sarkozy

0
7
548737

SARKOZY LIBIA

París, 5 jun (EFE).- Michèle Marchand, más conocida como Mimi Marchand, importante figura de las revistas francesas y la prensa sensacionalista, ha sido imputada junto a otras cuatro personas en el caso que investiga la financiación libia de la campaña del expresidente Nicolas Sarkozy.

La Fiscalía financiera indicó este sábado en un comunicado que seis personas, entre ellas un periodista, fueron detenidas este jueves en el marco de una investigación abierta el pasado 7 de mayo por “soborno a un testigo” y por “asociación de malhechores en banda organizada”.

Cinco de los detenidos, entre ellos Mimi Marchand, fueron llevados este sábado ante un juez e imputados dentro del llamado caso de financiación libia, uno de los múltiples que la Justicia francesa tiene abiertos contra Sarkozy.

Tras haber sido condenado en el pasado marzo por corrupción, el conservador está imputado también en dos casos de financiación ilegal. En este, la Justicia investiga si el exmandatario recibió dinero del entonces líder libio Muamar Gadafi para la campaña presidencial de 2007.

Según informa la prensa francesa, Marchand, directora de la agencia de paparazzis Bestimage, que trabaja con revistas como Paris Match, Closer, Public, entre otras, ha sido puesta bajo control judicial.

Los magistrados sospechan que la empresaria, cercana al matrimonio Sarkozy pero también al del actual presidente, Emmanuel Macron y otros círculos de poder, estuvo implicada en la organización de la entrevista que el marchante de armas libanés Ziad Takieddine dio a Paris Match en noviembre de 2020.

En ella, se desdijo de las incriminaciones que había lanzado contra Sarkozy cuando lo acusó de haberse llevado dinero de Gadafi para su campaña presidencial, y dijo que le fueron dictadas por el juez de instrucción.

El periodista que hizo la entrevista, François de Labarre, fue uno de los detenidos del jueves pero fue puesto en libertad sin cargos esa misma noche.

El fotógrafo que tomó las imágenes de aquella sesión fue un trabajador de la agencia de Marchand, que en aquellas fechas estuvo presente también en Líbano.

En enero, cuando los jueces de instrucción lo interrogaron de nuevo, Takieddine no confirmó las declaraciones de la entrevista y acusó a los directivos de Paris Match, “amigos de Sarkozy”, de haberlas deformado.

Los diarios Le Parisien y Libération señalan que Takeddine habría recibido dinero del círculo del expresidente a cambio de una retractación.

“La verdad sale a la luz”, celebró Sarkozy en noviembre tras la publicación de la entrevista.