“La lluvia no deja trabajar”

0
276

Las bajas temperaturas seguirán golpeando a las Carolinas mientras la gente que trabaja en la construcción sufre por la ausencia en el trabajo y luego por la falta de dinero.

Williams Viera | [email protected]

La frase es común en la época en que llueve, cae nieve y, lógicamente, cuando bajan las temperaturas no sólo en las Carolinas, y en el resto del país en donde todo cambia debido al fenómeno de la naturaleza: “no hay trabajo, el dinero escasea, pero hay que pagar las cuentas”.
Después que cayó la lluvia el pasado jueves, 20 de febrero, dejó entre 2 y 4 pulgadas de nieve en el oeste de Carolina del Norte y un intenso frío, acompañado de corrientes de viento, que se vio reflejado en la temperatura que osciló entre 21 y 30 grados Fahrenheit.
Ese clima obligó, el viernes 25, al cierre de las escuelas de, al menos, 24 condados, entre ellos, Alamance, Guilford, Forsyth, Durham, Wake, Charlotte-Mecklenburg y Forsyth.


La decisión fue adoptada por las autoridades escolares debido al informe del Servicio Meteorológico Nacional que informó que por las bajas temperaturas las carreteras y las calles secundarias tendrían “hielo negro con lo que se volverían resbaladizas”.
Sin embargo, en esta oportunidad, el Departamento de Transporte aseguró que aunque se registraron varios accidentes no fue de la magnitud de otras ocasiones.


En algunas áreas cayó 1½ pulgada de nieve que se acumuló en algunas carreteras interestatales, en el césped, en las plantas y en las superficies más elevadas, como las sillas de cemento instaladas en los parques o en algunos paraderos de buses de servicio público y en las señales de tránsito.


En la I-40 se reportó que hubo dos choques. Una persona resultó con heridas leves mientras que en Southeast Cary Parkway, una camioneta se salió de la carretera y se metió en un árbol. La policía dijo que el conductor sería acusado de DWI.
Durante las tres horas de nieve, acompañada de lluvia y viento, un total de 15.966 usuarios se quedaron sin fluido eléctrico en Carolina del Norte, según reportó Duke Energy.


Mientras tanto, los departamentos de bomberos informaron que todo estuvo en calma. “En esta ocasión no tuvimos que sacar personas cargadas que estaban enfermas y que se quedaron atrapadas en el interior de sus casas inundadas”, dijeron.
La que sí se vio afectada, como siempre ocurre con la inclemencia del clima, fue la gente que trabaja en la intemperie en el sector de la construcción y que tiene como muletilla, en toda conversación, “la lluvia no deja trabajar”.

Afectadas


En medio del panorama climático, un detalle se hizo presente en el ambiente: la votación temprana tuvo su tropiezo.
En Carolina del Norte, al menos, la Junta Electoral (NCSBE), dio a conocer que por el mal tiempo se redujo un 4% de votantes porque los sitios asignados para depositar el voto se cerraron a las 3 de la tarde.
El horario regular de la votación es desde las 8 de la mañana hasta las 7:30 de la noche.
Desde que se abrieron las urnas electorales el pasado 13 de febrero, se han depositado, cada día, en las ciudades con mayor número de población, entre 1.400 y 1.500 sufragios, según NCSBE.