La liga peruana vuelve a tener una estrella

0
4
462503

FÚTBOL PERÚ

Lima, 24 mar (EFE).- Con el retorno de Jefferson Farfán al Alianza Lima, la liga peruana vuelve a tener una estrella después de muchos años, una que puede dar brillo y realzar un campeonato deslucido, apagado y carente de grandes nombres en los últimos años.

El regreso de Farfán, unido a la anulación del descenso del Alianza por parte del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), son las mejores noticias para una liga que trata de modernizarse pero cuyo poder adquisitivo está a la cola de Sudamérica.

Desde que Roberto ‘El Chorri’ Palacios se retirara en 2011 en el Sporting Cristal, la primera división peruana estaba huérfana de estrellas internacionales, a excepción del efímero y decepcionante retorno de Juan Manuel Vargas a Universitario de Deportes en 2017.

A sus 36 años, y pese a haber estado los últimos ocho meses sin club, la ‘Foquita’ Farfán lo tiene todo de cara para ser el amo y señor de la Liga 1 de Perú, donde la edad de los máximos goleadores de los últimos años siempre ha superado la treintena.

UNA LIGA DE GOLEADORES TREINTAÑEROS

Así fue el caso del delantero argentino Emanuel Herrera, que con el Sporting Cristal hizo en 2018 40 goles con 31 años y el año pasado anotó 20 con 33 años, mientras que su compatriota Bernardo Cuesta sumó en 2019 con Melgar 27 goles a sus 31 años, y el colombiano Lionard Pajoy hizo 25 goles con 34 años con Unión Comercio en 2014.

Aunque no fueron máximos goleadores, también es bien recordado en Perú el paso del delantero argentino Germán Denis, que con 38 años anotó 16 goles en 30 partidos con Universitario, o los once goles de Mauricio Montes con la misma edad el año pasado en el Ayacucho.

Los datos confirman que la liga peruana es un coto de caza idílico para viejos sabuesos que pueden aprovechar al máximo su olfato de gol y vasta experiencia en un torno donde la exigencia física no es primordial, y ahí Farfán puede despuntar.

Si la ‘Foquita’ mantiene su privilegiada condición física como ha sabido mantener para triunfar en Europa con el PSV Eindhoven, el Schalke 04 y el Lokomotiv de Moscú, su superioridad sobre las defensas rivales puede ser atronadora.

EL ALICIENTE DE LAS ELIMINATORIAS

Para mantenerse en forma, Farfán tendrá el aliciente de seguir jugando las eliminatorias sudamericanas de clasificación para el Mundial de Catar 2022, pues su objetivo será tratar alcanzar jugar de nuevo una Copa del Mundo, tras la histórica clasificación de Perú para Rusia 2018, la primera del país en 36 años.

“Con Farfán ya nada nos sorprende”, afirmaba el mes pasado en conferencia de prensa el seleccionador de Perú, el argentino Ricardo Gareca, para referirse al grado de exigencia que se pone a sí mismo para competir.

“En el partido que jugó contra Brasil (en octubre) eran muy pocas las posibilidades de jugar (por molestias físicas en la rodilla), pero quiso arriesgar y quedamos todos sorprendidos de su grado de exigencia. Nosotros no arriesgamos a nadie, pero hizo entrenamientos previos que nos sorprendió a todos”, añadió.

Quizás apuntar a ganar la liga esta temporada sea un objetivo demasiado ambicioso para Farfán, pues estará rodeado de un equipo inicialmente preparado para jugar la segunda división hasta que el fallo del TAS puso de nuevo al conjunto limeño en la categoría de oro del fútbol peruano.

¿GUERRERO EL SIGUIENTE?

Sin embargo, con Farfán en sus filas Alianza tiene todo de cara para alcanzar un torneo internacional la próxima temporada y devolver al equipo ‘íntimo’ al sitio que le corresponde tras la gris y amarga campaña del año pasado que casi lo envía a jugar en segunda.

La ilusión en la afición aliancista es doble porque a Alianza reeditará este año la dupla ofensiva que formaba Farfán en sus primeros años en el equipo blanquiazul junto a Wilmer Aguirre, quien también ha vuelto al cuadro donde juntos lograron ser tres veces campeones nacionales (2001, 2003 y 2004).

La alegría será triple si el año siguiente se junta también con ellos Paolo Guerrero, el capitán y máximo goleador histórico de la selección peruana, y actual delantero del Internacional brasileño. “Lo traigo de los pelos si es necesario”, aseguró Farfán en su presentación oficial como nuevo jugador del Alianza.

Tanto Farfán como Guerrero son amigos desde su infancia, donde coincidieron en la categorías inferiores del Alianza, y ambos mantienen la promesa de volver a jugar en el club de sus amores antes de retirarse del fútbol, un hito que daría un muy ansiado empujón definitivo a la Liga 1 de Perú.