La justicia de Irán condena a Nazanin Zaghari-Ratcliffe a otro año de prisión

0
5
500270

IRÁN R.UNIDO

Teherán, 26 abr (EFE).- La justicia de Irán condenó a un año más de prisión y la prohibición de salir del país a la británica-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe por cargos de propaganda contra el sistema teocrático iraní, informó este lunes su abogado, Hoyat Kermaní.

Kermaní explicó a Efe que se trata de un segundo juicio contra su cliente, cuya última sesión se celebró el 14 de marzo y que hoy le notificaron la condena.

Zaghari-Ratcliffe estaba acusada de “actividades de propaganda contra el sistema por participar en una manifestación frente a la Embajada iraní en Londres en 2009” con motivo de las protestas contra la reelección del presidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, y por “dar una entrevista al servicio persa de la BBC”, detalló Kermaní.

“El tribunal la ha condenado a un año de prisión y a un año de prohibición para salir del país”, dijo el abogado, quien aseguró que recurrirá la sentencia en el plazo legal de 20 días.

La mujer, de 42 años y empleada de la Fundación Thomson Reuters, fue detenida en 2016 durante una visita familiar a Teherán y condenada a cinco años de cárcel por delitos contra la seguridad del Estado.

Esa pena terminó el 7 de marzo, cuando se le retiró la tobillera con la que estuvo controlada de modo telemático durante el último año, que lo pasó en arresto domiciliario como muchos otros presos debido a la pandemia de la covid-19.

El pasado 10 de marzo, unos días antes de este segundo juicio, el primer ministro británico, Boris Johnson, exigió al presidente de Irán, Hasan Rohaní, la “inmediata liberación” de Zaghari-Ratcliffe.

Johnson afirmó que pese a que la retirada de la tobillera a la mujer fue bienvenida, su continuado confinamiento era completamente inaceptable y se le debía permitir regresar junto a su familia en el Reino Unido.

Zaghari-Ratcliffe se ha visto envuelta en la conflictiva relación entre Londres y Teherán, que tiene detenidos a decenas de extranjeros o iraníes con doble nacionalidad acusados en general de espionaje para presionar a otros países y lograr concesiones o canjes de presos.

Se ha especulado de hecho con que su detención está vinculada con una deuda que tiene el Reino Unido con Irán desde hace más de cuarenta años, cuando el sha Mohamad Reza Pahlaví compró 1.500 tanques por valor de 400 millones de libras esterlinas que nunca fueron entregados.