La Junta Militar birmana añade otros cinco cargos de corrupción contra Suu Kyi

0
9
797062

BIRMANIA CRISIS

Bangkok, 15 ene (EFE).- La junta militar de Birmania acusó de cinco nuevos cargos de corrupción a la depuesta líder Aung San Suu Kyi, que ya ha sido condenada a seis años de cárcel y afronta otros procesos judiciales impulsados desde el golpe de Estado de febrero.

En esta ocasión los militares acusan a la Nobel de la Paz, junto al derrocado presidente Win Myint, por el alquiler de un helicóptero, informaron a Efe fuentes cercanas al caso.

Los cargos fueron presentados en la tarde del viernes durante otro juicio donde se analizan otros supuestos delitos de corrupción cometidos por “la dama”, como el pueblo birmano conoce de manera afectuosa a la líder de 76 años.

En diciembre, el diario oficialista The Global New Light of Myanmar -controlado por los militares- acusó a ambos de saltarse las regulaciones financieras y causar una pérdida económica al Estado por el alquiler y la compra de helicópteros.

La política, quien permanece detenida desde las primeras horas de la toma de poder de los militares y cumple condena en un lugar desconocido, es además acusada de vulnerar la ley de Secretos Oficiales, penada con un máximo de 14 años de prisión.

El golpe de Estado sumió a Birmania en una profunda crisis política, social y económica, y abrió una espiral de violencia con nuevas milicias civiles que han exacerbado la guerra de guerrillas que vive el país desde hace décadas.

El Ejército justifica el golpe por un presunto fraude masivo durante las elecciones generales de noviembre de 2020, cuyo resultado ha sido anulado y en las que el partido de Suu Kyi arrasó, como ya hizo en 2015, con el aval de observadores internacionales.

Al menos 1.469 personas han muerto a raíz de la brutal represión ejercida por policías y soldados desde el golpe, que han disparado a matar contra manifestantes pacíficos, según los partes diarios de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos, que también cifra en más de 11.550 los opositores detenidos, entre ellos Suu Kyi.