La junta birmana niega haber aceptado un alto el fuego propuesto por la ASEAN

0
3
654617

BIRMANIA GOLPE

Bangkok, 7 sep (EFE).- La junta militar birmana ha negado haber aceptado una propuesta de alto el fuego realizada por el enviado especial de la Asociación de Naciones de Sudeste Asiático (ASEAN) a Birmania (Myanmar), Erywan Yusof, indicó este martes el portal Irrawaddy.

En una entrevista con la agencia japonesa Kyodo publicada el domingo, Yusof señaló que el martes pasado propuso un alto el fuego “humanitario” al ministro de Exteriores birmano, Wunna Maung Lwin, y que este lo aceptó.

Sin embargo, el portavoz de la junta birmana, Zaw Min Tun, dijo a Irrawaddy que Wunna Maung Lwin no afirmó que Birmania (Myanmar) ha aceptado la propuesta de alto el fuego de Yusof, al tiempo que aseguró que el régimen no bloqueará la llegada de ayuda humanitaria.

Zaw Min Tun añadió que las organizaciones étnicas armadas son las que están vulnerando un alto el fuego que las autoridades vienen prorrogando mensualmente desde que fue declarado en diciembre de 2018.

El autodenominado Gobierno de Unidad Nacional (NUG, en sus siglas en inglés), formado por políticos y activistas cercanos a la depuesta líder Aung San Suu Kyi, anunció hoy una declaración de “guerra defensiva” en todo el país contra los militares.

“Hoy comenzamos una guerra defensiva del pueblo contra la junta militar. Durante esta revolución popular, todos los ciudadanos de Birmania deben rebelarse a lo largo del país contra la junta militar, liderada por (el general) Min Aung Hlaing”, apremió el presidente interino del NUG, Duwa Lashi La, en un vídeo publicado en las redes sociales.

El Ejército birmano terminó el pasado 1 de febrero con una década de incipiente democracia en Birmania al arrebatar el poder al gobierno democrático durante un golpe de Estado, que se ha topado con un fuerte rechazo.

El golpe militar ha sido desafiado por los birmanos con manifestaciones, huelgas y un movimiento de desobediencia civil pacíficos, aunque tras meses de represión también se han formado grupos de defensa que han tomado las armas, a veces en cooperación con las guerrillas étnicas.

Al menos 1.046 personas han perdido la vida a raíz de la brutal represión ejercida por las autoridades, que han disparado a matar contra los asistentes a manifestaciones pacíficas, mientras se mantienen detenidos a más de 6.000 opositores, incluida Suu Kyi, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales.

654617654617