La investidura del primer ministro no evita la caída del Nikkei en un 1,13 %

0
7
685143

BOLSA TOKIO CIERRE

Tokio, 4 oct (EFE).- La Bolsa de Tokio cerró hoy con una caída del 1,13 % de su principal indicador, el Nikkei, en su sexta jornada consecutiva afectada por la crisis de la inmobiliaria china Evergrande y cierta desilusión por el Gabinete del recién investido primer ministro, Fumio Kishida.

El selectivo referencial retrocedió 326,18 puntos y terminó en 28.444,89 enteros, mientras que el índice Topix, que agrupa a los valores con mayor capitalización, los de la primera sección, perdió 12,39 puntos o un 0,62 %, hasta los 1.973,92 enteros.

El parqué tokiota abrió al alza en respuesta a las ganancias en Wall Street del pasado viernes, pero la tendencia a la baja estuvo clara desde el inicio. Transcurrida la primera media hora el Nikkei ya estaba en terreno negativo y amplió pérdidas en el segundo tramo.

Los factores de mayor peso durante la negociación de hoy en Tokio fueron la persistente preocupación por la recuperación económica de China derivados de los problemas de suministro energético y la crisis de la deuda del gigante inmobiliario Evergrande, y la investidura y formación de la Administración Kishida.

Los inversores locales no se mostraron muy optimistas con la investidura este lunes del nuevo primer ministro nipón, quien renovó el Gabinete con aliados de su facción que no saciaron las expectativas de los inversores de cara a las reformas económicas.

Entre los valores con mayor capitalización predominaron las pérdidas, con el gigante tecnológico Softbank descendiendo un 2,52 %, mientras que el líder nipón del automóvil Toyota Motor retrocedió un 1,77 %.

Destacaron también las caídas del fabricante de semiconductores Lasertec (5,17 %), de la desarrolladora y distribuidora de videojuegos Nintendo (0,72 %) y del grupo textil Fast Retailing (0,94 %), propietario de la cadena de tiendas de ropa Uniqlo.

En la primera sección, 1.175 valores retrocedieron frente a los 922 que avanzaron y a los 81 que terminaron sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 3,25 billones de yenes (25.286 millones de euros).