La inversión extranjera en Brasil cae 50 % en 2020, la más baja en 11 años

0
2
407626

BRASIL INVERSIONES

Sao Paulo, 27 ene (EFE).- Las inversiones extranjeras directas en la economía brasileña sumaron 34.167 millones de dólares en 2020, una reducción de un 50,6 % frente a 2019 y que supone el menor nivel alcanzado en el país en once años, informó este miércoles el Banco Central.

La inversión de los extranjeros en proyectos productivos en Brasil viene cayendo drásticamente desde el inicio de la pandemia del coronavirus, en medio de la incertidumbre de sus aún desconocidos efectos en la mayor economía de Suramérica.

En un informe, el emisor brasileño atribuyó la caída del 50,6 % de los recursos que los extranjeros invierten en el país, la menor desde 2009, a la retracción de la actividad económica global debido a la crisis sanitaria y económica provocada por la covid-19, que ha ocasionado además una fuga de inversiones en los países emergentes.

El resultado quedó abajo de lo previsto por la autoridad monetaria, que esperaba unas inversiones extranjeras directas de 36.000 millones de dólares para 2020, según los cálculos revisados el pasado diciembre.

Ello porque, solo en diciembre, los recursos extranjeros invertidos en Brasil totalizaron 739 millones de dólares, una caída de un 73,9 % con respecto a diciembre de 2019 y muy por debajo de la proyección de 2.600 millones de dólares calculada por el Banco Central.

Para 2021, el Banco Central proyecta unas inversiones extranjeras directas por el valor de 60.000 millones de dólares.

El emisor brasileño igualmente informó que Brasil cerró 2020 con un déficit de 12.517 millones de dólares, equivalentes a 0,87 % del producto interior bruto (PIB), en sus transacciones con el exterior, frente al déficit de 50.697 millones de dólares registrado en 2019 (2,70 % del PIB).

Se trata del mejor resultado desde 2007 para el saldo en transacciones corrientes, principal referente del sector externo del país y formado por la balanza comercial (comercio internacional de productos), los servicios y las rentas (remesas de intereses, lucro y dividendos de Brasil para el exterior).

El saldo positivo de las transacciones corrientes el año pasado fue impulsado por el buen resultado de la balanza comercial y por la reducción de los déficit en la renta primaria y en los servicios.

Mientras que las exportaciones sumaron 210.699 millones de dólares en 2020, que supone una reducción del 6,7 % frente al año inmediatamente anterior, las importaciones de bienes cayeron un 9,7 % en el mismo periodo, hasta los 167.439 millones de dólares.

Pero lo que más contribuyó con la mejoría del saldo externo fue la caída del déficit en la cuenta de servicios, que se ubicó en 2020 en 19.923 millones de dólares, un 43,2 % menos frente al déficit de 35.066 millones registrado en 2019.

Esta caída fue impulsada sobre todo por la reducción de lo que los brasileños gastaron en viajes al exterior, con alquileres de equipos fuera del país y con tarifas de transportes internacionales, ya que la crisis de la covid-19 paralizó el turismo internacional.

Sin embargo, pese al buen resultado anual, el emisor señaló que en diciembre las transacciones corrientes fueron deficitarias en 5.393 millones de dólares, el primer resultado negativo tras ocho meses consecutivos de superávit.