La inmigración irregular mantiene alta la presión en fronteras con Bielorrusia

0
12
706279

INMIGRACIÓN BIELORRUSIA

Riga, 22 oct (EFE).- Más de dos meses después de que Letonia y Lituania declararan la emergencia por los cruces irregulares de inmigrantes en su frontera con Bielorrusia, los dos países bálticos continúan informando de nuevos intentos mientras la UE aborda cómo afrontar la cuestión.

Esos nuevos cruces se conocían al tiempo que el Consejo Europeo se reunía este ayer, jueves, y hoy en Bruselas para abordar, entre otros asuntos, las políticas migratorias de la Unión Europea y con el llamamiento del presidente lituano, Gitanas Nauseda, a favor de una declaración conjunta de los 27 al respecto.

La Guardia de Fronteras letona informó ayer, jueves, de que había conseguido disuadir a 14 personas de cruzar desde Bielorrusia. Un total de 1.839 personas han sido devueltas en la frontera desde que se declaró la emergencia, el pasado 10 de agosto, informó a Efe Kristine Petersone, portavoz de dicho cuerpo letón.

Añadió que cincuenta personas fueron autorizadas a entrar en el país por razones humanitarias desde que se declaró esa situación de emergencia y que 402 fueron detenidas en lo que va de año tras cruzar “ilegalmente” desde Bielorrusia.

Fueron trasladadas a instalaciones para solicitantes de asilo en Riga y en Daugavpils.

En Lituania medios locales informaron hoy de que se impidieron más de 450 intentos de cruce irregular desde Bielorrusia hacia territorio lituano durante la semana pasada.

Lituania ha sido el país más afectado por el fenómeno desde la repentina aparición durante el verano de solicitantes de asilo, principalmente iraquíes, que intentaban acceder a su territorio desde la vecina Bielorrusia.

La república báltica más meridional tiene una larga frontera con Bielorrusia y registró más de cuatro mil inmigrantes irregulares antes de adoptar medidas de emergencia el pasado mes de agosto.

Tanto Lituania como Letonia han calificado el flujo de inmigrantes desde Bielorrusia como una forma de “guerra híbrida” que el presidente bielorruso, Aleksándr Lukashenko, ha iniciado en respuesta a las sanciones impuestas a su país por la Unión Europea y otros gobiernos occidentales.

El servicio de Guardia de Fronteras lituano informa de que el Departamento de Migraciones del Ministerio del Interior ya ha examinado una tercera parte -es decir, 1.289 casos – de las solicitudes de asilo presentadas por migrantes que han cruzado desde Bielorrusia.

Se ha concedido el estatuto de refugiado a dos ciudadanos eritreos, que recibieron permiso para residir en Lituania, mientras que se rechazó el asilo a otros 878 inmigrantes.

En 409 casos se terminó la tramitación de las solicitudes por el regreso de los peticionarios a sus países de origen; todavía quedan pendientes de examen 2.267 peticiones de asilo, según comunicó el servicio de fronteras lituano.

LETONIA Y LITUANIA INSTALAN BARRERAS TEMPORALES

Tanto Letonia como Lituania han decidido instalar al menos barreras fronterizas temporales -principalmente alambradas con concertinas, mientras que Letonia proyecta levantar una permanente no antes de 2022.

En Polonia, también afectada por los intentos de cruces ilegales desde Bielorrusia, circulan vídeos en redes sociales que muestran a inmigrantes que intentan derribar las barreras de alambre arrojando troncos sobre ellas y utilizándolos como “puentes” para superar el obstáculo.

Tanto Letonia como Lituania han prohibido que la prensa acceda a las zonas fronterizas con Bielorrusia, prohibiendo de facto una cobertura informativa independiente de lo que suceda en la zona.

Sin embargo, medios locales han informado de que grandes grupos de inmigrantes, algunos con mujeres y niños entre ellos, quedaron bloqueados en medio de un temporal entre fuerzas de seguridad bielorrusas que les impedían volver a su territorio y guardias letones o lituanos que les conminaban a no adentrarse en los países bálticos.

ALEMANIA RESPONSABILIZÓ A RUSIA DE LA AFLUENCIA DE INMIGRANTES

En Alemania se ha comprobado ya que los intentos de las autoridades polacas, lituanas y letonas de impedir el acceso de inmigrantes han sido infructuosos puesto que se registra desde hace semanas un aumento de las llegadas de estos a territorio germano desde la frontera polaca.

No obstante la situación, el Gobierno alemán aseguró esta semana que no prepara ninguna medida de restricción de acceso a Alemania por la frontera polaca, aunque el ministro germano del Interior, Horst Seehofer, quien responsabilizó directamente al Gobierno de Rusia de la afluencia incontrolada de inmigrantes de Oriente Medio desde Bielorrusia.

Seehofer se mostró además partidario de extender la sanciones de la Unión Europea contra el régimen bielorruso para que se impongan contra las aerolíneas que trasladan a Bielorrusia inmigrantes que admite Minsk sin visado y luego se desplazan hacia las fronteras con la UE.