La Iglesia católica gala, expectante ante la publicación de un informe sobre pederastia

0
2
685168

FRANCIA PEDERASTIA

París, 4 oct (EFE).- La Iglesia católica francesa aguarda con expectación la publicación mañana martes de un informe sobre la pederastia en el seno de la institución, que revela que unos 3.000 religiosos cometieron abusos entre 1950 y 2020.

Ese dato es, por ahora, el único que se ha filtrado sobre el estudio independiente, de más de 600 páginas, elaborado en los últimos tres años a petición de la Conferencia Episcopal, en el que además se recogen muchos testimonios de víctimas.

Según algunos medios, estas podrían ser unas 200.000 localizadas por los 21 expertos (médicos, juristas, sociólogos, historiadores, teólogos,…) que han trabajado en esta comisión, dirigida por el exvicepresidente del Consejo de Estado Jean-Marc Sauvé.

Será mañana cuando los autores del informe entreguen sus conclusiones al presidente de la Conferencia Episcopal, Éric de Moulins-Beaufort, aunque la iglesia ha comenzado ya a prepararse para lo que puede ser un seísmo en su seno.

Varias diócesis han leído misivas en las misas de este domingo advirtiendo a sus fieles de lo duras que pueden ser las revelaciones que contenga el texto.

Si se confirman las revelaciones que aparecen en la prensa, la comisión ha logrado identificar a 3.000 religiosos pederastas de entre los 115.000 que han ejercido en Francia en ese periodo de 70 años, de los que un tercio serían curas.

Algunos obispos han comenzado ya a asegurar que se trata de un porcentaje muy inferior al de otros países cuyas Conferencias Episcopales han encargado informes similares.

La mayoría de los abusos encontrados datan de los años 70, mientras que en la última década han caído de forma importante.

La Iglesia católica francesa encargó este informe en pleno huracán en 2018 por el proceso contra el cardenal Philippe Barbarin, uno de los arzobispos más conocidos del país, condenado en primera instancia por haber ocultado las denuncias contra un religioso pederasta antes de ser absuelto en apelación.

Fue el más mediático de los casos, pero no el primero en un país donde otros dos obispos han sido sentenciados por hechos similares.

Pero el proceso Barbarin liberó la palabra de muchas víctimas y puso a la iglesia católica en el ojo del huracán, lo que le llevó a reaccionar con la creación de esta comisión.

Sin dar datos concretos, su presidente aseguró al diario Libération hace unos meses que se esperaba a encontrar muchos menos casos, mientras que algunos de sus miembros han ido desvelando su sorpresa ante la magnitud del problema.

A partir de 2019, la comisión hizo un llamamiento a que las víctimas testificaran para sacar a la luz los casos que durante años habían permanecido silenciados.

“Lo que descubrí en esos testimonios me aterró”, asegura la secretaria general de la comisión, Sylvette Toche, al diario católico La Croix.

Los expertos también publicarán mañana un conjunto de recomendaciones para evitar que estos casos se vuelvan a producir en el seno de la Iglesia.

Tanto la Conferencia Episcopal como la de religiosos esperan a esas conclusiones para estudiar las modalidades de indemnización de las víctimas.