La “Hormiga” Márquez despierta la pasión por el motociclismo y bate registros

0
23
488325

INDUSTRIA DEL DEPORTE MOTOGP

Redacción deportes, 16 abr (EFE).- El español Marc Márquez, ocho veces campeón del mundo de motociclismo, seis de ellas en MotoGP, ha atravesado el momento más difícil de su carrera deportiva, la lesión más grave que se le recuerda y que le ha tenido casi nueve meses en el dique seco.

Su trabajo metódico, constante e incesante, desde la mañana a la noche, al más puro estilo de la “Hormiga” que luce en su casco y de la mano en todo momento de su fisioterapeuta Carlos J. García, le permitió hacer el anuncio más esperado: “Vuelvo a la competición”.

Bueno, por ser justos, su trabajo y, también, el del equipo médico que consiguió revertir una situación sanitaria que parecía estar en un camino sin salida e hizo pensar a más de uno hasta en la retirada del piloto, pero nunca dicha por el propio Márquez.

Y es que el de Marc Márquez ha sido el regreso más esperado de un deportista a la competición y también uno de los más seguidos por redes sociales de todo tipo y de los Medios de Comunicación de casi todo el mundo, que han vivido silencios y rumores como hace mucho no se “sentían”.

Carmelo Ezpeleta, el CEO de la empresa Dorna Sports, organizadora del mundial de MotoGP, ha reconocido que “siempre es una buenísima noticia para el Mundial de MotoGP que uno de los principales competidores de la parrilla pueda estar otra vez de nuevo con nosotros. Yo estoy muy contento. El regreso de Marc es una buenísima noticia, no solo para el motociclismo mundial, sino para el deporte global que ve a una de sus figuras icónicas volver a los circuitos”.

Si durante décadas ha sido la figura y las iniciativas del italiano Valentino Rossi las que han movilizado todos los canales de comunicación y líneas de negocio de decenas de empresas, esa imagen se ha ido difuminando poco a poco desde la imagen de “Il Dottore” hacia la de la “Hormiga”, en un cóctel de juventud y resultados que son directamente proporcionales a la inversión publicitaria de todo tipo de marcas.

“A nivel mediático su anuncio de vuelta ha sido muy importante y ha despertado mucho interés entre nuestros medios acreditados y aquellos que no hablan de motos lo que demuestra que el efecto Marc traspasa nuestras fronteras”, señala Carmelo Ezpeleta.

Desde la propia Repsol a la marca de bicicletas Specialized, que le equipa para su entrenamiento, pasando por Estrella Galicia 0’0, patrocinador con el que lleva más de diez años, Red Bull, Allianz, Pull&Bear o PlayStation, a muchos o a casi todos, les gustaría “subirse al carro” publicitario del que tira Marc Márquez.

Tal fue el revuelo organizado por la situación generada con la lesión de Marc Márquez, que el piloto llegó a ofrecer a su fábrica de motos, Honda, no cobrar sus emolumentos del año 2020 -unos veinticinco millones de euros brutos-, aunque los responsables nipones, siempre caballerosos, declinaron la oferta por considerar que alguien como él daba muchos más beneficios que problemas, incluso económicamente.

Uno de los principales respaldos del piloto y principal sustento actual de su equipo, la petrolera española Repsol, no dejó de contar con su campeón para algunas iniciativas, pero sí que tuvo que bajar “en gran medida” esa presencia de Marc Márquez durante su recuperación, agravada como es lógica la situación con todas las restricciones que se han tenido que afrontar por la pandemia mundial por el coronavirus.

Son muchas las empresas que necesitan el carisma de deportistas de alto nivel para dar a conocer o lanzar sus productos al más alto nivel y es en ese plano donde las figuras de Valentino Rossi o Marc Márquez copan a día de hoy el escenario motociclista en lo que a publicidad se refiere, pero cuando aparecen las lesiones ese panorama pierde intensidad, de ahí la importancia de una rápida recuperación para mantener la “línea vital” publicitaria.

Pasó ya con Valentino Rossi, tanto en su accidente en el circuito de Mugello durante la temporada 2010, cuando se fracturó tibia y peroné de su pierna derecha, como en el de agosto 2017, en el que se volvió a fracturar los mismos huesos durante un entrenamiento.

La relevancia de esos percances en deportistas de elite no pasa desapercibida ni en los medios de comunicación ni en las redes sociales, en donde Marc Márquez acumula 8 millones de seguidores entre Twitter e Instagram -Valentino Rossi tiene más de 15 millones de seguidores entre ambas redes-, y eso repercute directamente en las inversiones publicitarias, la respuesta del público y hasta en las audiencias de televisión.

Un ejemplo claro de ello es que como consecuencia del regreso a la competición de Marc Márquez, la organización del campeonato tuvo que programar en Portugal una intervención exclusiva del piloto en televisión después de la habitual conferencia de prensa de cada jueves que hay algún gran premio y en la que intervienen los pilotos que se consideran más relevantes.

Así, con la imagen de “La hormiga” Marc Márquez creciendo paulatinamente merced a sus heroicidades deportivas, una grave lesión como la que sufrió el 19 de julio de 2020 en el circuito “Ángel Nieto” de Jerez, produce un “frenazo” a todos los niveles que, unido a la situación pandémica en todo el mundo adquiere una relevancia inusitada.

Y ello se pudo comprobar fehacientemente cuando apenas tres días después de su accidente, producido cuando protagonizaba una excepcional remontada después de salirse de la pista y regresar a la misma para superar a sus rivales con facilidad pasmosa hasta que una caída provocó que la rueda delantera de su propia moto fuese la que le golpease el húmero de su brazo derecho hasta partirlo.

Siempre extrovertido y sincero, Marc Márquez tranquilizaba a todos, seguidores y patrocinadores, con un tuit en el que decía: “A veces las cosas no salen como uno espera, pero lo más importante es levantarse y seguir adelante. Espero que hayáis disfrutado la remontada! Ahora toca pasar por el quirófano el próximo martes y fijar la fractura del húmero. Os prometo que volveré lo antes posible con más fuerza”

Tras ser operado esa primera vez de una “fractura diafisaria transversal en el húmero derecho”, Marc Márquez anunció su intención de “probarse” en la segunda carrera de Jerez, apenas siete días después del accidente, con unas fotos nuevamente en su tuit ¡haciendo flexiones de brazos con las piernas apoyadas en la cama del hospital!.

El “retorno” que tuvo esa noticia, cuando los médicos habían avanzado un proceso de recuperación de al menos 17 días para regresar en la carrera prevista en la República Checa, resultó extraordinario y toda la atención esa semana estuvo centrada en la imagen de Marc Márquez volviendo a Jerez para intentar correr la segunda prueba del “mundial del coronavirus”.

La aventura no salió bien y aunque Marc Márquez se probó en los entrenamientos del viernes, él mismo se dio cuenta de que no sería capaz de aguantar toda una carrera. Una vuelta rápida sí, pero una carrera completa no. Y se marchó a casa.

A partir de entonces y cuando todos hacían planes para verlo en el circuito checo de Brno, Marc Márquez se tuvo que someter a una segunda operación al “dañarse la placa de titanio por acumulación de estrés”, pero ese era sólo el principio del calvario del ocho veces campeón del mundo que aún tuvo que afrontar una tercera intervención quirúrgica con un equipo médico completamente nuevo de Madrid y dirigido por Samuel Antuña e Ignacio Roger de Oña, en el Hospital Ruber Internacional.

Hasta ese momento el silencio en redes sociales y medios de comunicación había sido casi sepulcral y su presencia en actos o iniciativas publicitarias reducida a mínimos insospechados hasta ese momento.

Una “pseudoartrosis infectada del húmero derecho” y ocho horas de intervención quirúrgica devolvían al casillero de salida a Marc Márquez y todo lo que su imagen representan.

Un nuevo tuit, el pasado 10 de abril hizo estallar a las Redes Sociales con más de 30.000 “me gusta” en muy poco tiempo, y televisiones y Medios de Comunicación en general haciéndose eco de la noticia y buscando ya fervientemente a su protagonista.

“ESTOY MUY FELIZ! Ayer pasé visita con los doctores y me dieron luz verde para volver a la competición. Han sido 9 meses difíciles, con momentos de incertidumbres y altibajos, y ahora, por fin, podré volver a disfrutar de mi pasión! Nos vemos la próxima semana en Portimao!”, y se desató la “Márquez manía”.

Juan Antonio Lladós