La hora de Vitolo

0
6
738276

FUTBOL GETAFE

Getafe (Madrid), 17 nov (EFE).- En el Atlético, Víctor Machín “Vitolo” se perdió 24 partidos oficiales por lesión. En el Getafe, donde llegó cedido este verano por el club rojiblanco, su paso por la enfermería le ha dejado sin jugar en siete de las trece jornadas que se han disputado hasta ahora. A partir de este domingo, Vitolo tendrá una oportunidad para empezar desde cero y volver a mostrar su mejor cara.

La llegada de Vitolo al Getafe este verano cedido por el Atlético de Madrid fue una noticia agradable para la afición del conjunto del sur de Madrid. Acostumbrados al fútbol granítico de José Bordalás en las pasadas temporadas, la adquisición de un hombre de pie fino y desborde ilusionó a la hinchada azulona.

Sin embargo, Vitolo no empezó con buen pie su nueva aventura. En las últimas temporadas, las lesiones han lastrado su rendimiento. Y, en el Getafe, empezó con mal pie. Una dolencia muscular le privó de enfrentarse en la tercera jornada al Barcelona. Aunque reapareció para jugar media hora ante el Elche y 77 minutos frente al Rayo Vallecano, después recayó y no jugó otros siete encuentros del Getafe.

Vitolo regresó de forma testimonial hace once días. En La Cerámica, contra el Villarreal, jugó ocho minutos tras sustituir al uruguayo Mathías Olivera. Entre su salida y su vuelta a los terrenos de juego, el Getafe cambió de entrenador (Míchel por Quique Sánchez Flores), pero la situación de su equipo es la misma: ocupa la última posición.

Después del partido de Villarreal, Vitolo ha tenido diez días para ponerse a tono. Una mini pretemporada para completar sus primeras sensaciones sobre el césped. Ya vio la luz al final del túnel en La Cerámica y ahora quiere frotar la lámpara mágica para alumbrar el cambio del Getafe, que necesita del genio del jugador canario para dar un giro a su mala situación.

Vitolo, si está en forma y en un buen momento, puede aportar talento traducido en goles, visión de juego, pausa, desborde y precisión. En su mejor curso, el 2012/13 en las filas de la Unión Deportiva Las Palmas, llegó a marcar quince goles. En el Sevilla, acreditó hasta nueve y seis asistencias en la 2014/15. Su récord de pases de gol lo dio un año después, con doce.

Con esos números fue internacional, pero después, en su etapa en el Atlético de Madrid ( 2017-2021) se desinfló poco a poco hasta dejar a cero sus estadísticas de goles y asistencias en el curso pasado. Su cesión al Getafe tenía que servir como redención para Vitolo, que podría iniciar su remontada particular el próximo domingo ante el Cádiz.

Quique Sánchez Flores heredó a muchos de los jugadores más combativos de la era Bordalás. Nemanja Maksimovic, Mauro Arambarri, Damián Suárez, Allan Nyom, David Timor o Djené Dakonam son sólo algunos de los nombres que apuntalaron el proyecto del anterior técnico. El actual, se encontró con pocos jugadores más técnicos: Carles Aleñá, Jakub Jankto y Vitolo.

De los tres, el primero no encuentra su mejor momento. El segundo, un fino extremo zurdo, se lesionó a principio de curso. Y el tercero, por fin puede jugar. Y, mientras recuperaba a Vitolo, Quique tuvo que confeccionar algún que otro once en el que coincidieron hasta cuatro mediocentros. No había muchas más opciones con sus jugadores de banda lesionados.

Sin embargo, este fin de semana, vuelve con fuerza uno de ellos. Vitolo, podría entrar por primera vez en una alineación de Quique Sánchez Flores, que tendrá una opción para llenar la banda derecha de fantasía, algo de lo que carece el Getafe desde hace un tiempo y que no le falta al jugador canario, que necesita encontrarse a sí mismo y no tiene mucho tiempo. Sin duda, es la hora de Vitolo.

Juan José Lahuerta