Por Raphael Cosme  |  [email protected]

San Agustín, FL.  El río más grande del estado de la Florida es el Río St. Johns, que fue descubierto por Don Juan Ponce de León, y llamado inicialmente como  Rio de Las Corrientes, hasta 1562.

Más tarde,  el reporte la existencia de este río llegó a los más famosos cartógrafos y diseñadores de mapas en toda Europa. De este modo, a principios de 1565, cartógrafos militares franceses enviaron una flota con religiosos abordo, para no levantar sospechas, y con la ayuda de los indios Timucua, iniciaron un ascentamiento militar a las riberas del Río de las Corrientes,  cambiándole el nombre a La Riviere Du Mai o Río de Mayo, donde hoy se asienta Jacksonville.

La noticia llego al Rey Felipe II y enfurecido reclutó al asturiano Capitán General Don Pedro Menéndez de Avilés, quien llegó al fuerte La Carolina, construido por los franceses, y ganó el territorio, nombrándolo esta vez Fuerte San Mateo y luego, a siete millas del lugar, fundó lo que hoy se conoce como San Agustín, el 8 de septiembre de 1565.

Años más tarde  descendientes de Menéndez marcharon hacia el norte hasta el río y cambiaron el nombre a Río San Juan en honor a San Juan Bautista, nombre que hoy se conoce como St. Johns.

Desde temprano del siglo XVII,  el Río San Juan (St. Johns) sirvió como la mejor ruta de transporte acuático para los barcos que llevaban las provisiones para la ciudad de San Agustín y hacia la Florida Central. También unió el tráfico de alimentos y materiales de construcción entre los puertos establecidos en la ribera del Río de San Juan,  como el fuerte español de  Picolata.

Desde la primera mitad del siglo 17 los españoles concentraron sus esfuerzos de mantener la capital de la Florida en San Agustín a consecuencia de los recursos económicos que proveía el uso del rio de San Juan (St. Johns) y los beneficios de supervivencia de docenas de misiones franciscanas  construidas cerca de el, una de ellas la Misión de San Luis de Apalachee,  en 1633 que es hoy Tallahassee, capital del estado.

Con el paso de los años y la industrialización y construcción de carreteras, el papel del Río St. Johns pasó a segundo plano, pero en Jacksonville sigue siendo un polo de turismo y desarrollo que agrega belleza al paisaje de la Primera Costa.

Leave a Reply