La historia de una panameña en Charleston

0
938

Joslyne Núñez | [email protected]

CHARLESTON, SC | Jamás imaginé que los Estados Unidos, y muchos menos Charleston, se convertiría en el lugar donde terminaría viviendo. ¡Yo soy panameña,y tengo mucho orgullo!, pero al encontrar a mi media naranja, mi vida tomó un rumbo inesperado, el cual me ha llevado a vivir diferentes aventuras fuera de mi maravilloso país. Panamá, ubicado en América Central, conocido como “Puente del Mundo, Corazón del Universo” debido a su posición geográfica y a nuestro mundialmente reconocido canal.

Es un país que goza de una diversidad única y donde cualquier excusa es buena para rumbear.

Mis mejores recuerdos de mi infancia son de aquellos momentos vividos en casa de Mamá Toña, mi querida abuela, donde todos los primos nos quedamos cuando estábamos de vacaciones y la pasábamos excelente. (¡Hoy me pregunto cómo hizo mi abuela para aguantar tantos chiquillos en su casa!).

Para mis padres, ambos empresarios, la educación era el mejor regalo que me podían dar. Con el esfuerzo de ellos, completé mis estudios y obtuve mi título de Abogada, el cual fue mi sueño desde muy pequeña. Fue en el último año de mi carrera (2005) cuando conocí al amor de mi vida, Daniel.

En 2007, Daniel me pidió matrimonio y poco después emprendimos nuestra primera aventura – nos mudamos a Canadá, donde vivimos por 10 años, la mayoría en Toronto, una ciudad reconocida por ser una de las más multiculturales del mundo.

En Toronto nacieron nuestros dos hijos, Sophia y James. Siendo una familia mixta, nos sentimos sumamente cómodos viviendo en una ciudad con tanta diversidad, y donde hay aceptación, respeto y celebración de todas las culturas. Pero, a pesar de que nos encantaba Canadá, los inviernos se nos hicieron muy largos y, en 2017, mi esposo aceptó una oferta de trabajo en Charleston.

Mudarnos a los Estados Unidos fue una de las decisiones más difíciles que hemos tomado, principalmente porque yo nunca me sentí atraída a este país.

Me ha tomado tiempo adaptarme a la vida aquí; no ha sido fácil, pero ya puedo decir que me siento cómoda y feliz donde estoy.
Mi nombre es Joslyne, y me encantaría conocer tu historia también. A través de esta columna les compartiré más historias, experiencias, opiniones, consejos y mucho más relacionado a la vida de familias latinas en Charleston.