La Fiscalía sigue dos líneas de investigación en el asesinato de un candidato en México

0
10
523141

MÉXICO VIOLENCIA

Cajeme (México), 14 may (EFE).- La Justicia mexicana informó este viernes que sigue dos líneas de investigación en el asesinato de Abel Murrieta, abogado del caso de la matanza de una familia de mormones ocurrida en noviembre de 2019 y candidato alcalde del municipio de Cajeme, en el estado de Sonora (noroeste).

Según la Fiscalía General de Justicia de Sonora, que ha determinado que el ataque fue planeado y directo, la primera línea está relacionada con su profesión como abogado y la segunda con sus aspiraciones políticas.

Por esa última posible motivación, este viernes, en una reunión de emergencia, llevada cabo en Ciudad Obregón, la segunda más poblada de Sonora y de la que forma parte Cajeme, integrantes de la mesa de Seguridad acordaron revisar el protocolo de protección a candidatos en el estado, donde hay más de 500 aspirantes para 101 cargos para las elecciones de junio.

PEDIDO DE JUSTICIA

Este viernes por la tarde, se realizaron las exequias de Murrieta, quien además fue exprocurador de la entidad y era reconocido por ser el representante de la familia LeBarón en el juicio por la matanza de las familias mormonas, ocurrido entre los estados de Sonora y Chihuahua, el 4 de noviembre de 2019.

Murrieta, de 58 años, fue asesinado a balazos este jueves cuando cumplía un acto de campaña.

“Los resultados de las pruebas forenses y de traza balística, permiten concluir que fue un ataque planeado y directo en contra del candidato”, informó la Fiscalía.

El candidato del partido Movimiento Ciudadano a la Gobernación de Sonora, Ricardo Bours, exigió a las autoridades que se haga justicia.

“Confío plenamente en que den no solo con quienes ‘halaron el gatillo’, con quien ordenó esta ejecución. Hacia allá debemos de ir y tope donde tope, quien haya sido el responsable y haya ordenado esta ejecución, que no se vale”, declaró.

Bours enfatizó que Murrieta tenía la capacidad de atender el grave problema de inseguridad que sufre Cajeme y que “se ha agravado por la incompetencia del Gobierno municipal y la corrupción que existe en las filas de la corporación de seguridad” en Ciudad Obregón.

“Abel era un hombre de carácter, un hombre valiente, un hombre que no iba a sacarle la vuelta a los problemas, iba a enfrentarlos y a confrontarlos, a resolverlos, a acabar con los corruptos, acabar con la delincuencia organizada, por eso lo mataron, por eso lo ejecutaron”, acusó Bours.

Unos 1.000 asistentes entre familiares, deudos, amigos y simpatizantes del candidato marcharon en silencio, vestidos de blanco, desde la funeraria San Martín hasta la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Cajeme, donde se llevó a cabo una misa de cuerpo presente.

El féretro fue recibido entre aplausos y gritos de justicia; después de la ceremonia religiosa, la familia de Murrieta dijo que sus restos serían depositados en la cripta familiar.

La tarde del jueves, el candidato realizaba un mitin, entregaba volantes y pegaba etiquetas en automóviles, cuando hombres armados lo rodearon y acribillaron, recibiendo al menos 10 disparos, incluyendo dos en la cabeza.

La ejecución del abogado ocurrió en una de las zonas más concurridas de Ciudad Obregón, que hospeda a Cajeme (Sonora), uno de los cuatro municipios más violentos del país, según organizaciones.

El 6 de junio, más de 93,5 millones de mexicanos están llamados a las urnas para elegir a los 500 diputados federales, 15 de 32 gobernadores estatales, 30 congresos locales y 1.900 ayuntamientos, en lo que se consideran los comicios más grandes de la historia de México.

523141