La eventual retirada de estímulos, principal preocupación de los inversores

0
10
484224

MERCADOS PERSPECTIVAS

Madrid, 13 abr (EFE).- La posibilidad de que los bancos centrales retiren sus estímulos antes de tiempo se ha convertido en la principal preocupación de los inversores, por delante de la inflación y de la subida de impuestos, que asciende a la tercera posición, según la encuesta de gestores de fondos de Bank of America.

Las cuestiones relacionadas con la epidemia de coronavirus, que habían encabezado la lista de preocupaciones de los inversores durante un año, pasaron en marzo al tercer puesto y ahora, en abril, ocupan el cuarto.

En este momento, lo que más preocupa a los inversores son los llamados “taper tantrums”, es decir, el riesgo de que una retirada prematura de los estímulos por parte de los bancos centrales provoque una “rabieta” en los mercados de deuda. Un 32 % de los gestores consultados por Bank of America cita esa posibilidad como su principal temor.

La expresión procede de la conjunción del término “tapering” (que alude a la retirada de estímulos) y de la palabra inglesa “tantrum”, que significa “rabieta” o “berrinche”.

En segunda posición se sitúa el miedo a la inflación, riesgo que menciona un 27 % de los consultados. El temor a la inflación encabezó la lista de principales riesgos en marzo.

Estas dos preocupaciones tienen una estrecha relación, ya que un repunte sostenido de la inflación podría llevar a los bancos centrales a retirar estímulos, lo que, a su vez, podría provocar una reacción negativa de los mercados de deuda.

La eventual subida de impuestos, una opción que ya se ha planteado en EE.UU. y en algunos países europeos, se encarama a la tercera posición de la lista de preocupaciones, ligeramente por encima de los temores asociados a la epidemia de coronavirus.

Los temores de los inversores son coherentes con sus mejores perspectivas de recuperación económica.

Un 50 % de los consultados confía en una recuperación en “V” (caída pronunciada y salida rápida de la crisis), frente al 37 % que cree que será en “U” (salida más lenta de la crisis) o en “W” (recuperación con una recaída intermedia).

Las mejores expectativas de recuperación, sumadas a la continuidad de los estímulos monetarios y fiscales, acentúan el temor de los inversores a un repunte sostenido de la inflación.