La Eurocámara retoma sus plenos en Estrasburgo tras la pandemia

0
10
549145

UE EUROCÁMARA

Bruselas, 6 jun (EFE).- El Parlamento Europeo retoma este lunes sus sesiones plenarias en Estrasburgo (Francia) tras quince meses de paralización de los viajes mensuales debido a la pandemia de coronavirus, aunque se espera una participación mucho más baja de lo habitual y el pleno se desarrollará de forma híbrida, con muchas intervenciones desde Bruselas.

El pleno que comenzará este lunes a las 17.00 horas en el hemiciclo de Estrasburgo es el primero en la ciudad francesa desde febrero de 2020, ya que el siguiente fue cancelado por el comienzo de la pandemia.

Durante la sesión se debatirán asuntos como la aprobación final del certificado digital de coronavirus, las próximas cumbres del G7 y entre la Unión Europea y Estados Unidos, o la utilización de menores por parte de Marruecos en el conflicto migratorio en Ceuta.

En el capítulo de asuntos exteriores figuran también la detención de un periodista opositor en Bielorrusia tras el secuestro estatal del avión en el que viajaba de Atenas a Vilna o la situación política y de derechos humanos en Cuba.

Estrasburgo continúa siendo una de las sedes de trabajo de la Eurocámara y los tratados comunitarios siguen requiriendo que se celebren doce plenos al año allí, uno de los motivos a los que se ha agarrado el Gobierno francés para presionar para el retorno de las sesiones.

Con todo, la sesión se desarrollará de forma híbrida, tal y como ha funcionado durante toda la pandemia: todos los votos serán digitales y en el pleno se podrá intervenir tanto físicamente desde Estrasburgo como de manera remota desde la oficina del Parlamento Europeo en Bélgica (para quienes se queden en Bruselas) y en el resto de Estados miembros.

Los grupos políticos prevén que se desplacen a Estrasburgo un número más o menos limitado de sus diputados, dependiendo de las formaciones, pero en cualquier caso menos personal, asistentes y trabajadores de los grupos de lo que es habitual.

Populares y socialistas, los dos grupos más numerosos del hemiciclo europeo, prevén enviar a Francia a entre el 10 y el 15 % de su personal. El Parlamento como institución, por su parte, enviará en torno a un tercio de su personal en Bruselas.