Corea del Sur crece un 1,6 % hasta marzo y recupera el volumen prepandemia

0
5
500996

COREA DEL SUR PIB

Seúl, 27 abr (EFE).- El producto interior bruto (PIB) de Corea del Sur creció un 1,6 % entre enero y marzo gracias al consumo o las exportaciones, y se situó ya casi en su volumen previo a la pandemia de coronavirus, aunque la cuarta ola y la escasez de vacunas hacen que las autoridades sean cautas.

Según detalló hoy el Banco de Corea (BoK), en el primer trimestre la economía surcoreana se expandió un 1,8 % con respecto al mismo lapso de 2020, que fue cuando se detectó en el país asiático el primer gran brote de la covid-19, y un 1,6 % con respecto al trimestre anterior.

Antes de eso, la economía del país asiático, uno de los que mejor respondieron de manera preventiva a la pandemia, se había contraído trimestre a trimestre un 1,3 % y un 3,2 % en los dos primeros trimestres de 2020 para avanzar después un 2,1 % y un 1,2 % en el segundo tramo del año.

POR ENCIMA DE LO PREVISTO

Los datos de enero-marzo están por encima de lo previsto por la mayoría de analistas locales, que apostaban por un salto similar al de octubre-diciembre, de en torno al 1,2-1,3 %, y mejoran las perspectivas económicas para empresas y mercados de renta variable locales.

El BoK subrayó en su informe el peso que ha tenido el aumento del consumo, que escaló un 1,1 % en relación al último trimestre del año anterior gracias a una mayor adquisición de bienes tanto perecederos como no perecederos.

Las ventas en comercios minoristas en marzo, que también se dieron a conocer hoy, ilustran bien esa tendencia con una subida interanual del 18,5 %.

El dato viene dado por el llamado “gasto vengativo” (“revenge spending”), según el Ministerio de Industria, Comercio y Energía, lo que apunta a que los surcoreanos, con o sin vacunas, parecen dispuestos a compensar ya un invierno de restricciones motivadas por la tercera ola.

CRECIMIENTO EXPORTADOR

A su vez, el aumento del gasto público, un 2,6 %, volvió a ser clave para la mejora de la economía surcoreana, al igual que la inversión de capital, que escaló un importante 6,6 % “impulsada por el crecimiento en la inversión de maquinaria y equipos de transporte”.

Las exportaciones, importante pilar de la economía surcoreana, mejoraron un 1,9 % con respecto a octubre-diciembre, debido a que “la exportación de bienes como vehículos a motor o teléfonos móviles se expandió”.

Está previsto que este impulso exportador continúe a lo largo del año, y el propio gobernador del BoK, Lee Yu-jeol, ha llegado a apuntar que Corea del Sur podría llegar a crecer por encima del 3 % previsto por el organismo que preside para todo 2021.

LA CUARTA OLA PLANTEA DUDAS

Por otro lado, pesa también la incertidumbre sobre la situación sanitaria en el país.

En ese sentido, la agencia Moody’s subrayó recientemente que, pese a la fortaleza exportadora, “la demanda doméstica está nuevamente bajo presión debido a que las nuevas restricciones (anti-covid) están pesando sobre el mercado laboral y el ánimo de los consumidores”.

Corea del Sur ha sido uno de los países modelo a la hora de prevenir la propagación del virus; ha registrado algo menos de 120.000 infecciones de covid-19 desde que empezó la pandemia y suma poco más de 1.800 fallecidos.

No obstante, su programa de vacunación avanza más lento que en otras economías desarrolladas (solo un 4,7 % de la población adulta ha recibido hasta el momento al menos un pinchazo) debido a los problemas globales de suministro.

Esto, sumado a la actual incidencia (unos 600 casos diarios en las últimas dos semanas) hace temer que el país tenga que reforzar aún más las restricciones que mantiene activadas (buena parte de los comercios deben cerrar a las 22.00 y las reuniones de más de 4 personas están prohibidas desde diciembre) para evitar el embate de una cuarta ola.