La economía de EE.UU. creció el 7,5% el tercer trimestre, pero pierde impulso

0
6
373524

EEUU PIB

Washington, 22 dic (EFE).- La economía estadounidense creció el 7,5 % en el tercer trimestre del año frente a los tres meses precedentes, un rebote extraordinario tras el desplome registrado entre abril y junio, pero parece estar perdiendo impulso a medida que acaba 2020.

Los datos publicados este martes por el Departamento de Comercio son los definitivos de las tres estimaciones que hace el Ejecutivo estadounidense sobre el Producto Interior Bruto (PIB), e indican que la economía creció a una tasa anual del 33,4 % en el tercer trimestre.

El repunte fue ligeramente superior al esperado por los economistas, que habían pronosticado un crecimiento del 33,1 % anual, y algo mejor que el pronosticado por el Departamento de Comercio en noviembre.

REBOTE TRAS UNA CONTRACCIÓN HISTÓRICA

Esa aceleración de la economía entre julio y septiembre se produjo después del desplome del 31,4 % registrado entre abril y junio, la mayor contracción desde que se empezaron a registrar estos datos en el país en 1947.

Ese cambio se debió en parte a la reactivación de la actividad ante la bajada de casos de covid-19 en verano, y a los efectos del paquete de estímulo aprobado en marzo por el Congreso, valorado en 2,2 billones de dólares y que fue el mayor de la historia del país.

“El aumento en el PIB del tercer trimestre reflejó esfuerzos continuos para reabrir los negocios y reanudar actividades que se pospusieron o restringieron debido a la covid-19”, indicó este martes el Departamento de Comercio en un informe técnico.

El gasto de los consumidores, que supone dos tercios de la actividad económica en el país, se disparó un 39 % entre julio y septiembre, incluyendo las inversiones privadas.

PEORES PERSPECTIVAS PARA EL CUARTO TRIMESTRE

Sin embargo, el PIB real del tercer trimestre está el 3,4 % por debajo del nivel del correspondiente al último trimestre de 2019, según el Departamento de Comercio.

Y todo apunta a que el crecimiento económico se ha ralentizado en el último trimestre del año: los economistas esperan que la economía crezca entre octubre y diciembre a una tasa anual del 3,5 %, según Marketwatch.

Habrá que esperar a finales de enero para conocer el cálculo preliminar sobre el PIB del cuarto trimestre, pero los economistas ya han visto varias señales de que el empeoramiento de la pandemia en Estados Unidos está lastrando la actividad.

Las ventas al por menor se redujeron el 1,1 % en noviembre, su mayor caída en siete meses, en un momento en el que normalmente sube el consumo por la temporada de fiestas; y las solicitudes de subsidio de desempleo aumentaron la semana pasada, en un momento del año en el que normalmente aumentan las contrataciones.

No obstante, después de la crisis registrada durante los primeros meses de la pandemia, la economía de EE.UU. ha dado mayores señales de resistencia que las esperadas, como reflejaron la semana pasada las proyecciones de la Reserva Federal (Fed).

Los gobernadores de la Fed anticiparon el pasado miércoles que la actividad económica se contraerá el 2,4 % en 2020, una previsión más optimista que la que habían adelantado en septiembre, cuando pronosticaron un declive del 3,7 % este año.

El banco central estadounidense también pronosticó un crecimiento económico del 4,2 % en 2021 y una tasa de desempleo del 5 % el mismo año, unos datos “sujetos a la evolución de la pandemia de la covid-19”, según su presidente, Jerome Powell.

NUEVO PLAN DE ESTÍMULO

Las cifras definitivas sobre el PIB del tercer trimestre se publicaron horas después de que el Congreso de EE.UU. aprobara un paquete de estímulo por valor de 900.000 millones de dólares para hacer frente a la devastación económica causada por la pandemia.

Muchos economistas consideran que ese segundo rescate del año solo podrá tener un efecto limitado en los próximos indicadores económicos, porque el paquete es mucho más moderado que el aprobado en marzo y no incluye ayuda para los gobiernos estatales y locales.

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, ha respaldado la aprobación de este rescate, aunque ha avisado que no es suficiente y que solo es el principio, ya que se necesitarán más fondos cuando llegue a la Casa Blanca el 20 de enero.

La reacción en Wall Street a la aprobación de ese plan de estímulo y a los datos definitivos sobre el PIB del tercer trimestre fue casi nula: el parqué neoyorquino abrió este martes sin grandes cambios y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, se dejaba un 0,22 %, por el temor a la extensión de la nueva cepa más contagiosa del coronavirus.