La doctora Malaly Wali detenida en Kabul por los talibanes

0
3
685481

AFGANISTAN TALIBANES

Kabul, 4 oct (EFE).- Los talibanes detuvieron anoche en Kabul a la la doctora Malaly Wali, conocida activista por la defensa de los derechos de las mujeres y directora en la provincia oriental de Khost de la Media Luna Roja afgana, denunciaron este lunes a Efe sus familiares.

“Hacia la medianoche, combatientes talibanes asaltaron nuestra casa del distrito policial 15 de Kabul y se llevaron a mi madre a un lugar desconocido y sin dar explicaciones”, afirmó el hijo de Wali, Edrees Ehsaas.

Según la misma fuente, los familiares siguen sin contar con información sobre el paradero de la doctora.

Wali trabajó en el pasado como doctora en un hospital de Khost, donde atendía a mujeres sin recursos, antes de ocupar un cargo en la administración regional y ser luego presentadora de televisión.

Desde el pasado mayo, trabajaba como directora provincial de la Sociedad Afgana de la Media Luna Roja (ARCS), equivalente a la Cruz Roja en occidente.

Cuando el pasado 15 de agosto los talibanes ganaron el control de Kabul, la doctora huyó a la capital ante el temor de represalias por su trabajo.

“Toda la familia está conmocionada y muy preocupada por el destino de nuestra madre”, explicó Ehsaas.

El hijo de la doctora denunció que los hombres armados asaltaron su hogar de noche a pesar de la prohibición expresa a este tipo de acciones de los líderes talibanes.

Los talibanes declararon además una amnistía general para los trabajadores del depuesto Gobierno cuando capturaron Kabul el pasado 15 de agosto, y prometieron que perdonarían a todos aquellos que han trabajado para las fuerzas extranjeras.

“No sé por qué han violado su propia amnistía”, dijo Ehsaas.

A pesar de la declaración de amnistía, se han multiplicado los informes de redadas y arrestos, incluso asesinatos, de miembros de las fuerzas de seguridad, activistas y periodistas.

Es el miedo a estas represalias, de las que los talibanes se esfuerzan por desvincularse, el que ha impulsado a decenas de miles de personas a huir de Afganistán por aire o tierra, mientras que miles de afganos siguen atrapados en el país sin poder escapar.

El pasado 12 de septiembre, los fundamentalistas también asaltaron la casa de la conocida doctora Fahima Rahmati, directora de una ONG en el sur de Afganistán, a la que detuvieron junto con tres de sus familiares, y a los que liberaron después de que el caso adquiriese notoriedad en las redes sociales.