La desaceleración de la economía devuelve el pesimismo a las bolsas europeas

0
8
650969

MERCADOS COYUNTURA

Madrid, 3 sep (EFE).- Los datos de empleo en EE.UU., sensiblemente peores de lo esperado, y los índices de actividad conocidos hoy, que constatan la desaceleración de la economía, han devuelto el pesimismo a los inversores, lo que se ha traducido en descensos generalizados en las bolsas europeas.

En esta ocasión, el temor al impacto de la variante delta del coronavirus en la recuperación económica ha pesado más que la esperanza de que estos datos negativos disuadan a los bancos centrales de iniciar ya la retirada de los estímulos monetarios.

En este contexto, la atención de los inversores se centra a partir de ahora en la reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) que se celebrará el próximo jueves.

Con estos condicionantes, el IBEX 35, el principal índice de la Bolsa española, ha bajado hoy un 1,31 % y ha perdido el nivel de los 8.900 puntos. El selectivo cierra la semana con un retroceso del 0,65 %.

“Llevamos dos o tres semanas muy planos, luchando con el nivel de los 9.000 puntos. Hay una cierta falta de catalizadores”, apunta Ignacio Cantos, de ATL Capital.

En cuanto al resto de los grandes parqués europeos, París ha caído un 1,08 %; Milán, un 0,64 %; Fráncfort, un 0,37 %; y Londres, un 0,36 %.

En el cómputo semanal, Fráncfort ha perdido un 0,45 % y Londres, un 0,14 %, pero Milán ha subido un 0,22 % y París, un 0,12 %.

A las dudas provocadas por la evolución del empleo en EE.UU. se han sumado los índices de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector servicios en la zona del euro, que han confirmado la desaceleración de la economía.

En Asia, las bolsas chinas han cerrado a la baja tras conocerse los PMI que publica el diario económico Caixin, que muestran que el sector servicios ha empezado a contraerse en China.

Hong Kong ha caído un 0,72 % y el CSI 300, el índice que agrupa a los grandes valores de las bolsas de Shanghái y Shenzhen, ha perdido un 0,54 %.

Por el contrario, Tokio ha subido un 2,05 % tras la dimisión del primer ministro, Yoshihide Suga, y Seúl lo ha hecho un 0,79 %.

En Wall Street, los principales índices han abierto en negativo, aunque el Nasdaq se ha dado la vuelta.

Andrés Aragoneses, analista de Singular Bank, señala que “el punto de mira de los inversores se ha situado hoy en la publicación de un elevado número de datos macroeconómicos, con especial atención al informe de empleo de agosto en EE.UU. y a los PMI del sector servicios”.

Según Aragoneses, la tendencia bajista con la que han abierto la sesión las bolsas europeas se ha consolidado al conocerse los PMI y “se ha agravado” tras publicarse la evolución del empleo en el mercado estadounidense.

“La creación de empleo en EE.UU. ha sido mucho más débil de lo que se esperaba, lo que plantea interrogantes sobre la velocidad de la recuperación económica”, explica Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión eToro.

Por el contrario, destaca Laidler, la evolución del mercado laboral estadounidense “alivia la presión sobre la Reserva Federal para que comience a recortar sus compras de bonos”.

En EE.UU., los inversores estaban pendientes también del PMI del sector servicios, que descendió en agosto hasta su nivel más bajo desde diciembre de 2020.

En el mercado de deuda, las rentabilidades suben con fuerza. El interés del bono español a diez años, el de referencia, repunta hasta el 0,333 % mientras que el del bono alemán, considerado el más seguro, avanza (se hace menos negativo) y se sitúa en el -0,364 %.

El rendimiento del bono estadounidense, el que más preocupa a los inversores, sube hasta el 1,324 %.

En el mercado de divisas, el euro gana posiciones respecto al dólar y se cambia a 1,189 unidades.

Los precios del petróleo vuelven a bajar a pesar del incremento de los inventarios de crudo en EE.UU. El temor al impacto de la variante delta en el consumo de crudo pasa factura de nuevo.

El Brent, el crudo de referencia en Europa, cae un 0,5 %, hasta 72,7 dólares por barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI), referente en EE.UU., retrocede un 0,8 %, hasta 69,4 dólares.

El precio del oro, uno de los activos refugio en tiempos de incertidumbre, repunta hasta los 1.831 dólares por onza.

En el ámbito de las criptomonedas, el bitcóin, la más utilizada, sube un 2 % y vuelve a superar los 50.000 dólares.