La demanda de viajes de negocios aumentará un 38 % en 2022, augura grupo

0
6
737645

VIAJES NEGOCIOS

Nueva York, 17 nov (EFE).- La demanda global de viajes de negocios ha aumentado a un ritmo más lento de lo esperado este año pero se disparará un 38 % en 2022 en su progresiva recuperación hacia los niveles previos a la pandemia, según augura un grupo del sector que sitúa esa meta en 2024.

La Global Business Travel Association (GBTA), la asociación profesional más grande del mundo especializada en los viajes de negocios, publicó este miércoles un informe sobre el estado de uno de los sectores más afectados por las restricciones a la movilidad y la popularización del trabajo en remoto.

La crisis desatada por la covid-19 recortó en 2020 casi un 54 % los gastos globales relacionados con los viajes de negocios, hasta los 661.000 millones de dólares, y este año han aumentado solo un 14 % por “obstáculos” como la desigualdad en la vacunación y los problemas en la cadena de suministro.

Esa lenta recuperación ha sido encabezada por Norteamérica y particularmente Estados Unidos, donde la demanda ha subido un 27 %, mientras que Latinoamérica, la región de Oriente Medio y África y Asia-Pacífico se han situado entre el 10-15 % y Europa ha quedado “retrasada”.

La GBTA vaticina que los mercados emergentes europeos cerrarán el año con una mejora de la demanda de viajes de negocios del 10 % mientras el Oeste de Europa lo hará con un retroceso del 3,8 % respecto a 2020, aunque cree que pronto “superará” al resto de regiones.

Respecto a Latinoamérica, el informe señala que la demanda se está recuperando “relativamente mejor” gracias a “menos restricciones gubernamentales y al deseo y confianza de los viajeros de volver a viajar por trabajo”, si bien hay amenazas como la creciente deuda soberana y la baja tasa de vacunación.

De cara a 2022, estima que la demanda se disparará un 38 % globalmente y que los gastos derivados de este tipo de viajes alcanzará 1 billón de dólares, con un progresivo aumento a medida que se restablece la movilidad internacional por trabajo hasta alcanzar 1,48 billones en 2024.

Algunos de los riesgos que identifica más claramente el grupo son la evolución de la pandemia, los problemas en la cadena de suministro, la escasez de mano de obra, el aumento de la inflación, los crecientes costes y la lenta recuperación en los mercados asiáticos, pero señala que en general hay “optimismo”.