La cumbre educativa global reúne 3.300 millones para la recuperación poscovid

0
4
610799

CUMBRE EDUCACIÓN

Londres, 29 jul (EFE).- La cumbre educativa global celebrada este jueves en Londres, copresidida por el Reino Unido y Kenia, recaudó más de 4.000 millones de dólares (3.300 millones de euros) para financiar la etapa pospandemia de la Alianza Mundial para la Educación (GPE, por sus siglas en inglés).

El encuentro, que reunió a decenas de líderes y activistas internacionales, tuvo como objetivo recabar fondos para garantizar el acceso equitativo a la formación, la educación de las niñas y el regreso seguro a las aulas en países vulnerables tras la crisis del coronavirus.

Para conseguirlo, la GPE había fijado el objetivo presupuestario de 5.000 millones de dólares (4.200 millones de euros) para su plan estratégico de 2021 a 2025, una meta que está “en camino” de alcanzar gracias a las donaciones durante la cumbre por parte de países y organizaciones internacionales.

Entre las aportaciones, España donará 20 millones de euros, según anunció en una comparecencia vía vídeo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que consideró el acceso igualitario global a la educación de calidad como “el único camino hacia sociedades inclusivas”.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, remarcó también en vídeo que solo la Unión Europea ya invierte en ayudas para la educación más que todo el resto del mundo junto, pero aún así, ante “tiempos extraordinarios”, anunció un aporte mejorado a la GPE.

Por un lado, la CE incrementará un 30 % sus contribuciones a la Alianza Mundial para la Educación, que ascenderán a unos 100 millones de euros anuales durante los próximos siete años, y por el otro, aumentará de un 7 % a un 10 % la proporción de subvenciones al desarrollo que se destina a la educación.

En la clausura de la cumbre, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, compartió escenario con el primer ministro británico, Boris Johnson, para celebrar la demostración de “unidad” lograda durante el encuentro.

“Dedicar fondos a los jóvenes y a la educación es simplemente la mejor inversión que podemos hacer para la humanidad”, subrayó Johnson, que calificó la GPE de “navaja suiza” capaz de solucionar “cualquier problema” a nivel global.

El Reino Unido, que aportará a la Alianza Mundial para la Educación 600 millones de dólares (505 millones de euros), fue objeto de polémica recientemente por recortar del 0,7 % al 0,5 % del producto nacional bruto (PNB) la partida anual para la ayuda exterior, hasta que las finanzas estatales se recuperen de los efectos de la pandemia.

Entre los participantes en la cumbre, destacó también el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, que participó con un mensaje en el que comentó cómo los cierres de los colegios por el coronavirus han agravado las desigualdades entre los estudiantes.

Coincidió en este punto la joven Malala Yousafzai, premio Nobel de la Paz, que se centró en su intervención vía vídeo en el impacto de la crisis climática en la educación y en la brecha de género entre alumnos: “Invertir en la formación de las niñas es una de las mejores decisiones ahora mismo”.

Así lo corroboró la presidenta de la GPE, Alice Albright, que alertó del riesgo de que la pandemia eche a perder los progresos afianzados en los últimos años en materia de igualdad educativa.

Según Albright, con los fondos recaudados durante la cumbre, 175 millones de niños podrán continuar con su proceso de aprendizaje, dos millones de niñas escaparán del matrimonio infantil y, además, se logrará revitalizar las economías de países en vías de desarrollo.

Pilar Tomás